¿Qué valoración hace de la reciente visita del Ministro de Fomento a la ciudad de Lorca?

La visita del Ministro de Fomento a Lorca dejó a las claras la verdadera intención que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene para resolver el histórico problema del ferrocarril en nuestra ciudad, y de ningún modo, lo que se presentó el pasado 23 de abril a bombo y platillo por parte del PP, supone una solución definitiva para la integración del ferrocarril en Lorca, por lo que no se satisfacen las demandas de la sociedad lorquina. La valoración, por tanto, que hacemos desde el PSOE es que la visita del ministro fue doblemente decepcionante porque ni ha dado una respuesta eficaz a las necesidades reales de Lorca, ni se habló de fechas, plazos ni financiación. Nos tememos que para el PP ya ha comenzado la campaña electoral.

¿No se conforman entonces con el soterramiento de 2,5 kilómetros de vías? ¿No lo ven suficiente?

En absoluto. Quedé perplejo cuando el ministro desveló que el soterramiento previsto sería de 2,5 kilómetros, que no serán tales, mostrando el alcalde y su equipo de Gobierno total satisfacción cuando en realidad el futuro de la mitad de la ciudad quedará hipotecado para siempre desde el punto de vista urbanístico, económico y social con un muro-barrera en forma de dos vías en superficie y apantalladas. Nadie se acordó por tanto de los vecinos y negocios que hay en barrios como Apolonia, Avenida de Europa, San Diego o La Viña donde el ferrocarril irá en superficie soportando el tránsito constante de trenes de Cercanías, Media Distancia, AVE y lo que puede ser más problemático: el paso a cualquier hora del día o de la noche de trenes de mercancías en las proximidades de áreas residenciales, parques y centros públicos. Nosotros, desde nuestro Grupo Municipal, siempre nos hemos mantenido firmes: el soterramiento de las vías tiene que ser integral en los 4,3 kilómetros que hay de zona urbana entre el Barrio de Apolonia y la salida de la Autovía de Águilas. Esos 4,3 kilómetros son irrenunciables para no hipotecar nuestro futuro como ciudad.

Indica que los 2,5 kilómetros comprometidos por el Ministro de Fomento no serán tales, ¿tienen dudas al respecto?

Partiendo de que los 2,5 kilómetros de vías soterradas prometidos por Fomento y que lo que Lorca necesita es un soterramiento integral de 4,3 para no castigar a ninguna barriada, no nos creemos que el soterramiento prometido sea de 2,5 kilómetros y esto es por un importantísimo matiz cartográfico, dado que en el plano que fue presentado por el Ministro para mostrar el tramo a soterrar, se indicaba en la leyenda del mismo que en los 2,5 kilómetros se incluían las rampas de acceso al túnel, que evidentemente irán a cielo abierto. Es decir, si descontamos los 600 o 700 metros que pueden tener las dos rampas de acceso teniendo en cuenta la profundidad a la que hay que soterrar para salvar el cauce del río Guadalentín, resulta que la verdadera intención del Gobierno de Rajoy con la complacencia del alcalde y del equipo de Gobierno local es soterrar en Lorca únicamente 1,9 kilómetros, es decir, realmente las vías irán bajo tierra entre el cauce del río y el colegio Ana Caicedo. Por lo tanto, no es cierto que se vayan a soterrar 2,5 kilómetros ni que el tramo a soterrar vaya de la Estación de San Diego a la Rambla de las Señoritas. No se está diciendo la verdad. De hecho, en el proyecto en fase de información pública del tramo de Alta Velocidad entre Murcia-Sangonera y Lorca, las vías van en superficie hasta el Complejo Felipe VI; de ahí se iniciará la rampa para salvar el Guadalentín.

De ser esto cierto, muchos barrios quedarán afectados…

No hay duda. Media ciudad se queda sin soterrar y las vías impedirán el futuro desarrollo de barriadas que quedarán fuera como son las de Apolonia, todo el eje de la Avenida de Europa y San Diego por el lado de Murcia, sin olvidar que si unimos los barrios de San Cristóbal y Los Ángeles, más de 20.000 vecinos quedarán encajonados entre la sierra de Tercia y las vías del tren; por el lado de Almería, el soterramiento llegará hasta el Ana Caicedo, dejando fuera la zona de La Viña y San Antonio. No podemos entender cómo en la ciudad de Murcia se van a soterrar con un presupuesto de 600 millones de euros 4 kilómetros de vías cuando la zona urbana que éstas atraviesan es de 2,5 kilómetros, mientras que en Lorca, con 4,3 kilómetros de zona urbana según el Plan General de Ordenación Urbana vigente, nos tenemos que conformar con el soterramiento de 1,9 kilómetros. En Lorca se soterrará la mitad de lo necesario y en Murcia el doble. No es justo; máxime cuando la ciudad de Murcia crecerá hacia el norte, lejos del ferrocarril, y Lorca no tiene otra salida que crecer hacia el sur, hacia Tercia y Sutullena, atravesando la vía del tren.

¿Por qué para el PSOE es irrenunciable el soterramiento a lo largo de 4,3 kilómetros?

Porque es la única garantía de salvaguardar el futuro de Lorca y de los lorquinos. Meter las vías bajo tierra desde Apolonia hasta la salida de la Autovía de Águilas es eliminar una barrera, un obstáculo que ha impedido un desarrollo urbano adecuado; hoy Lorca es una ciudad lineal, incómoda y con muchos problemas de funcionamiento interno al quedar constreñida entre la sierra y la vía del tren. Eliminar en toda la zona urbana la barrera ferroviaria supondría proyectar un nuevo modelo de ciudad, crear nuevos ejes viarios, construir una Lorca más sostenible, con más zonas verdes, con visión de futuro, fuera de los cortoplacismos y los conformismos.

Póngame algún ejemplo de integración urbana entonces…

Imagínese que el soterramiento de las vías beneficiara a la zona de San Diego, Avenida de Europa y Apolonia; la Ronda Central, que va paralela a la vía en su tramo I, se convertiría en una gran avenida urbana, perfectamente integrada en una nueva zona de expansión residencial, con su prosperidad económica y empresarial. Los planes de Fomento lo que indican es todo lo contrario. El muro que va a suponer el llevar por allí el ferrocarril en superficie y apantallado con un tránsito continuo de trenes de pasajeros y mercancías, creará el efecto inverso: la barrera del ferrocarril se incrementará con una Ronda Central de cuatro carriles aislada que hará de borde, de límite, sin conexión con estas áreas colindantes. Será una oportunidad histórica perdida.

¿Qué papel cree que debería haber jugado el actual alcalde de Lorca ante semejante anuncio?

El papel debió haberlo jugarlo antes, cuando se estaba planificando la integración del futuro Corredor Mediterráneo en Lorca. Entendemos que se ha plegado a las directrices de Madrid y este proyecto es demasiado importante como para no obtener una solución definitiva. La que presenta Fomento es una solución parcial, incompleta, pero no definitiva.  Sabemos de sus esfuerzos, pero no es suficiente. No se puede perder esta oportunidad histórica y desde aquí nos ponemos el Grupo Municipal Socialista, con Diego José Mateos al frente, a su disposición para obtener el objetivo que persigue la sociedad lorquina que es el soterramiento integral de las vías.

¿Van a adoptar desde el PSOE alguna medida contra las directrices de Fomento?

Sí. De momento, vamos a presentar al Ministerio de Fomento alegaciones al estudio informativo del proyecto correspondiente al tramo entre Sangonera y Lorca en lo que tiene que ver con el acceso y penetración del AVE desde Murcia a nuestra ciudad en la zona de Apolonia, Avenida de Europa y San Diego, pidiendo y de forma justificada, que las vías, al atravesar estos barrios, vayan soterradas para no hipotecar su futuro.

¿Y qué ocurriría con la Estación de San Diego?

Nosotros pensamos que Sutullena, pese a su centralidad, no está en el mejor lugar para acoger la estación principal de Lorca, aunque debe seguir donde está y acoger los servicios actuales. San Diego, o más bien Apolonia, ofrece una gran ventaja que Sutullena no tiene y es la disponibilidad de terrenos. Esta opción fue la que se barajó en un principio, situar la estación principal de Lorca a las afueras de Apolonia y ahora vemos que este criterio también ha cambiado por una visión cortoplacista. Si tenemos una visión de futuro, Sutullena ni tiene capacidad ni tiene posibilidades de expansión dado el tráfico ferroviario que va a soportar al ser punto de conexión entre Levante y Andalucía, al quedar encajonada en el centro de la ciudad y con una accesibilidad cada vez más limitada. La zona de Apolonia, a nuestro entender, es la ideal por varias razones: disponibilidad de terrenos para hacer una gran estación de ferrocarril que dé servicio a Lorca y a su gran comarca natural de influencia, de la que es capital, incluso podría ir en superficie si se plantea más allá del cierre de la Ronda Central; su enorme accesibilidad desde todos los puntos de la ciudad y del extrarradio al quedar inmediata a la Ronda Central y a la futura Ronda Exterior; y por convertirse en un gran centro de atracción que permitiría regenerar todo el ámbito junto a otros elementos dinámicos como el Campus Universitario, por el que también hay que apostar por el futuro de Lorca.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =