Están de primarias en Ciudadanos, ahora eligen compromisarios para el nuevo Congreso y parece que las cosas están yendo por mal camino. El partido que ha vendido que tenía a los más preparados, a las más inteligentes, a quienes tienen vida más allá de la política (aunque Albert Rivera no ha vuelto a vender preferentes en La Caixa sino que busca un momio en el que no se trabaje mucho) resulta que es incapaz de llevar a buen puerto una simple elección entre sus bases. Ayer las quejas por el no funcionamiento del sistema informático para esta elección enervó a las bases naranjas como nunca antes. El partido de la perfección absoluta cuyos miembros levitan más que andar resulta que o está haciendo trampas, o es incapaz de elaborar un sistema informático que funcione con corrección.

Existe un runrún en el ambiente naranja sobre la completa manipulación desde la Gestora para que Inés Arrimadas obtenga el poder del partido sin ningún tipo de crítica o elementos críticos a su persona. No es que ese poder sirva para algo porque la fusión con el PP está cada día más cerca, como han dejado claro desde el partido conservador, pero es un poder pequeño que sirve para que quien esté al frente acuda a los programas basura de Griso o Quintana. Son cada vez más las personas que critican el rumbo que está teniendo Ciudadanos desde la señora “montapollos” se ha hecho con las riendas de facto. Incluso fundadores del partido creen que va a ser peor que el último y soberbio Rivera. Al menos así lo van reflejando las encuestas donde ni remontan el vuelo (con un PP con toda la porquería de la corrupción asolándole), ni se mantienen, sino que cada vez más apuntan al extraparlamentarismo o la subordinación a la ultra y la ultra-ultraderecha. La Gestora en vez de propiciar un camino democrático, que podría dar el aliento necesario, se está dedicando a laminar las voces críticas (miren lo que hacen con Igea) o a manipular en favor de Arrimadas.

Que no haya democracia interna en un partido, más si es de derechas, es normal. La paradoja del sistema de partidos es que éstos carecen, da igual a izquierda que derecha, de democracia interna plena cuando son instrumentos del sistema democrático. A ningún dirigente de partido le gusta el debate, que le indiquen los errores o que le planteen alternativas ideológicas. Es más que la famosa Ley de hierro de la oligarquía de Robert Michels, es el bonapartismo en el interior de los partidos (plebiscitos, silenciamiento de las críticas y represión de los discordantes). Pero en el caso de Ciudadanos supone un salto más allá. Siendo una secta, con fuertes controles (con unas SS permanentes a nivel estructural) y con un culto a la ejecutiva excesivo, pasar a un partido sin una dirigente que caiga bien y que tenga una capacidad intelectual media suficiente para desarrollar un discurso articulado (ella es más de memes y de latiguillos), donde se defienda un liberalismo medianamente coherente, es complicado sin manipular. Y parece que más allá de la manipulación del reglamento para elección de la nueva cúpula (aunque se están planteando reunir los avales), existe una manipulación informática para que los compromisarios sean los afines a Arrimadas.

Puede ser manipulación o que son una banda de incompetentes. Como pueden ver en el tuit anterior, parece ser que han contratado una empresa informática con problemas financieros y cuyos trabajadores no trabajan el fin de semana que han contratado desde la Gestora para dilucidar las elecciones. Que se sepa no es de algún amigo de personas de la dirección anterior, pero resulta patético no comprobar cuando se contrató que sí podían ofrecer el servicio. Como utilizan lo informático para manipular (otros partidos también lo hacen) y evitan el voto en urna, como habían pedido los críticos, no hay ningún tipo de garantía que la caída del sistema no haya sido hasta provocada. Desde la diputada de la Asamblea de Madrid, Marta Marbán, hasta afiliados más o menos anónimos, se han quejado amargamente de esta situación que no han sabido manejar desde la cúpula del “partido de la perfección”.

Normal que Francisco Igea haya amenazado con una rueda de prensa donde pedir explicaciones y volver a insistir en un proceso verdaderamente democrático. Bastante tienen que sufrir la elección “digital” (de dedo) de los componentes de las listas, para que en un proceso que se atisba fundamental existan estas meteduras de pata. ¿Dirán algo desde los medios cavernícolas? Nada. Si esto sucediese en el PSOE o en IU hasta un especial sacaban el domingo, pero como se trata de la protegida de algunos periódicos y de algún banco, se callan y permiten una ignominiosa manipulación y falta de democracia. En 1981 tras obtener la aprobación del 91% a su gestión, todos los periódicos dijeron que Felipe González gustaba de los Congresos a la búlgara, la realidad es que eso es más de la derecha. Uno manda y todos a callar sin rechistar que por eso tiene el dedo elector. Ni en el Vaticano cuando hay elección papal hay tanta carencia de democracia… claro que hay partidos que parece que copian a la derecha en estas cosas. Pero eso es otro tema para otro artículo. Lo mejor de todo es que cuando ya han podido votar han suspendido la votación… ¿tan mal iban los resultados para ciertos intereses?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =