El último día de enero se presentaron los resultados del Banco Santander —el único de los grandes bancos españoles que no ha invitado a Diario16 a la presentación de cuentas y tal vez sea porque saben que disponemos de documentos que no quieren que salgan a la luz, cosa que ocurrirá— y en la página 31 de los mismos vienen esbozados los principales datos del Banco Popular.

En este artículo iremos desglosando los principales capítulos de los resultados presentados:

  1. Los activos totales en balance se recuperan respecto al 30 de junio del 2017 en casi 4.807 millones de euros.
  2. El margen de intereses retrocede un 47,84 % respecto al año pasado, quedando en 1.003 millones, y es normal viendo la paralización del Banco en los primeros seis meses del año.
  3. Los resultados antes de provisiones son de 436 millones siendo un 54,65 % comparado con el año anterior.
  4. Por tanto, el resultado consolidado del año 2017 es de 263 millones frente a los -3.485.361.000 de pérdidas del año pasado. Porcentualmente ha obtenido un 1.325,23 % mejor resultado que el año pasado.

En el balance consolidado cabe resaltar:

  1. Total activos: 953 millones, recuperando 4.807 millones respecto al 30 de junio del 2017
  2. Total pasivos: 119.026 millones, disminuyendo en un 2,40 %
  3. Fondos propios: 7.927 millones aumentando en un 2.997,29 respecto a los fondos propios que aparecieron en las cuentas publicadas del primer semestre por la AEB.

En la cuenta de pérdidas y ganancias:

  1. El margen bruto es de 1.309 millones, desglosado en los siguientes conceptos:
    1. Margen de Intereses: 1.309 millones
    2. Comisiones netas: 288 millones
    3. ROF y otros ingresos: 18 millones
  2. Costes de administración y amortizaciones: – 873 millones
  3. Margen de explotación: 436 millones
  4. Resultado antes de impuestos: 302 millones, siendo un 1.618,70 superior al del año pasado y de un 264,49 % superior al del ejercicio 2015.
  5. Impuesto de Sociedades: 39 millones
  6. Resultado consolidado: 263 millones
  7. Saneamientos realizados en 3º trimestre: – 300 millones
  8. Beneficio-pérdidas atribuidas año 2017: – 37 millones

En el capítulo de recursos de clientes termina en 19.682 millones menos respecto al comienzo del año 2017, ahora es verdad que ha recuperado 12.038 millones desde el 30 de junio del 2017, representando todavía un desfase negativo de 7.644 millones

¿Qué conclusiones podemos extraer de todos estos datos que nos ha aportado la presentación de resultado?:

Tal como decía el Consejo de Administración del Banco Popular celebrado el día 6 de junio en su página 4, y con los datos que le habían pasado en las estimaciones preliminares el equipo de inspección del Banco Central Europeo y que comunico verbalmente a la entidad, se calculó las necesidades de capital en 2.250 millones. En la misma acta, y valorando las necesidades de capital que las agencias de rating pasaron para poder avanzar hacia la consecución del grado de inversión, necesitaría el entorno de los 3.000 millones.

Por tanto, tal como se adjunta en los resultados presentados ayer, la única conclusión que se puede extraer es que el Banco Popular no estaba quebrado, ni era un banco zombi, sino que era un banco solvente y necesitaba aportaciones extraordinarias de liquidez, una liquidez que se intentó extraer en los últimos días de mayo, con una aportación de 2.200 millones.

Atendiendo a los criterios de Basilea III, se requiere que tanto la institución como el supervisor pongan todos los medios posibles para resolver el problema temporal de liquidez en el plazo de un mes desde que aparece el incumplimiento del coeficiente LCR que era del 80 % este año pasado, por parte del Banco Popular se intentó, aunque no se pusieron todos los medios y colaterales para poder acceder a la máxima liquidez que podrían pedir al supervisor. Tampoco está claro que el supervisor, realizara una quita justa para atender las necesidades de liquidez del Banco Popular, tras el reconocimiento por parte del subgobernador del Banco de España de que Emilio Saracho no presentó todas las garantías que el Popular tenía a su disposición para acceder a la totalidad de la ELA. ¿Por qué no intervino de oficio si tuvieron esas sospechas?

El Popular no tuvo que ser intervenido ni vendido por un euro al Santander. Las cifras de las cuentas presentadas ayer por el propio banco presidido por Ana Patricia Botín lo demuestran. Si el problema que tuvo el Popular era de liquidez, hubo ofertas para incrementarla que sumaban más de 3.000 millones de euros, cantidad a la que habría que sumar los 5.500 millones de la ELA a la que el Popular no pudo acceder por no aportar todas las garantías de las que disponía. En total, 8.500 millones. Mientras, la Justicia sigue sin intervenir dejando desamparados a más de 305.000 afectados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve − Ocho =