Ferraz. 10:30 horas un día cualquiera. Iván Redondo junto a Santos Cerdán y el equipo de comunicación de ambos gerifaltes. Piensan y piensan, una y otra vez el lema de la precampaña electoral. De repente uno de ellos se para y dice “La España que quieres”. “Magnífico” dice Redondo. “Así podemos implicar a las personas en la construcción del país” afirma Cerdán. “¡Mucho más que eso! Transmitimos que la nación se construye día a día con la mediación de todas las personas como dijo Renan” remarca Redondo. Todos comienzan a darse abrazos. “Lema muy pegadizo que conecta con las personas” celebran por acá y por acullá. Más abrazos y palmadas en la espalda. “Somos únicos” es gritado a coro.  Terminan la reunión contentos porque han dado a luz un lema con enganche nacional y se van tomar unos vinos en el bar de enfrente de la sede de Ferraz.

Imagen donde comparar ambos lemas iguales

El relato anterior es pura imaginación de las reuniones que pueden haberse dado, tanto en Ferraz como en Moncloa. No han sucedido así, aunque los actores sí habrán sido los mismos. Pero, siempre hay un pero, ese lema que les sonaba y les parecía tan pegadizo ya ha sido utilizado para fines similares. ¡Vaya! ¿Habrá sido en una campaña en Chile? No. El lema es una copia de uno utilizado recientemente por ¡¡¡Vox!!! Los neofascistas han utilizado el lema “La España que quieres” hasta hace pocas fechas. Hace un año que lo venían usando como habrán podido ver en la imagen de este artículo. El PSOE, por no tener cuidado, ni analizar al resto de contrincantes, algo tan sencillo como echar un vistazo en Twitter o Flickr, ha acabado copiando el lema de un partido neofascista.

Redondo y Cerdán, máximos culpables del desaguisado por acción y/u omisión, no han revisado nada. Se han dejado llevar por el nacionalismo inherente y desajustado de sus propias cabezas. Al menos deberían tener la vergüenza mínima de poner sus cargos a disposición de la militancia que ha sido pisoteada con un lema de los neofascistas. Esto cuanto menos. Porque, más bien, demuestran que en cuestiones de comunicación política meten la pata con demasiada frecuencia. Les ocurre por estar desideologizados y sólo pensar la política en términos de lemas. Y como, además, parecen sobrados pues ni cotejan lemas utilizados por otros partidos.

El PSOE hace muchos años que es patriota, no patriotero que es una cosa bien distinta. Tantos como desde 1981 como poco. Momento en que su dirigencia dejó atrás el socialismo para abrazarse a la regeneración de España, mediada por algunos toques socialdemócratas. Está muy bien intentar utilizar mecanismos utilitaristas para conformar España, como expresa el lema, intentar que cada persona vea reflejados sus deseos en el PSOE. Tanto como para construir una España donde lo principal sea la mayor felicidad del mayor número de personas. Pero no dejan de ser eso personas con deseos. Los neofascistas utilizan el deseo por la falsa quiebra de la “comunidad imaginada” que es esa nación española que nunca fue. El PSOE el deseo le aleja de la construcción republicanista a través no de deseos sino de acciones de la ciudadanía.

Pedro Sánchez salió ayer al atril con un lema de un partido neofascista detrás. Y Santos Cerdán cruzado de brazos como aburrido sin percatarse de la metedura de pata que han cometido (por acción y/u omisión volvemos a repetir). E Iván Redondo seguramente alegrándose de lo impactante que ha sido el acto y lo guapo que ha salido el presidente del Gobierno. Y hoy los medios sacando una foto del PSOE junto a Abascal por una metedura de pata. Bien pensaran los militantes “¡Son de lo que no hay!”. Y por suerte no abundan, no. Si Rivera cometió un error de primero de suicidio político, Esther Palomera dixit, Redondo y Cerdán han cometido un error de segundo de inutilidad en campaña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece + 6 =