No se recordaban interpelaciones parlamentarias tan rotundas y tan humillantes para el provocador desde hace años. Susana Díaz, que debe pensar en disolver mañana mismo para no sufrir de esta manera, llegó muy valiente a la sesión de control del Parlamento Andaluz y dispuesta a sacar los colores a la oposición de izquierdas (la de derechas no existe, o es Juan Marín o es Juanma Moreno Bonilla que es como hablar de la inexistencia). Y resulta que después de dimes y diretes a quien le han pintado la cara ha sido a ella. Y no una, sino tres veces en una misma sesión. Ni Mario Jiménez, que debe estar preocupado con el juicio de su cuñado, ha podido evitar con su tono de cura de misa de ocho salvar a la presidenta.

Ayer debió desayunar en San Telmo Díaz con el Wall Street Journal y el Financial Times, lo que no quiere decir que los leyese sino que los tenía en la mesa, porque acudió al Parlamento a dar lecciones de economía a la oposición. Y tanto se debió gustar que le dijo a la portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez, que no sabía nada de economía. De economía no se sabe pero de agilidad mental mucho más que Díaz, a la que respondió que ella no ha tardado diez años en terminar la carrera, “si nos las buscamos, nos las encontramos”. Y ahí sigue la presidenta de la Junta de Andalucía buscándose, metafóricamente hablando, los dientes.

Y como seguía hablando de economía la socialdemócrata, ha querido hacer ver que el empleo fijo en el turismo andaluz ha subido una barbaridad, tanto como un 72% de un año a otro en contratos estables. De hecho, tras dar esos datos han llamado de Harvard y de Cambridge para pedir a la presidenta que explique ese milagro económico. El problema es que parece que de economía sabe poco y de matemáticas menos. Los contratos estables en Andalucía en el sector turístico han pasado de ser un 2,5% a ser un 3,4%, como le ha recordado Antonio Maíllo. Y evidentemente eso no es un 72%, más bien es un 0,9% más que el año anterior. El problema es que, siguiendo a Tezanos, se ha puesto a hacer una regla de tres y le salen las cifras que le salen, demostrando que sobre finanzas tampoco es que haya mucha experticia en San Telmo. Segundo golpe en los morros para Díaz.

Y como parece que los números no es lo suyo, desde Adelante Andalucía le han obsequiado una tabla de datos que apuntan a que el PIB andaluz per cápita, respecto al general de España está en un 73,6%. Esto es por debajo del 100% y a enorme distancia de otras regiones. Es más, este PIB per cápita es casi similar al que existía en 1997. ¿Es más grande el PIB? Sí. ¿Esto supone que Andalucía está mejor? No, porque el PIB ha aumentado para todos y, como se ve en la imagen, desde los años de Chaves y Griñán, digamos desde que gobierna Díaz, el PIB ha ido bajando respecto a España. Por tanto, Andalucía se ha ido separando más de las regiones más productivas y es más pobre con Susana Díaz, como bien le han recordado Maíllo y Rodríguez.

Debería Díaz no repartir diplomas de conocimientos financieros y económicos porque las cuentas andaluzas no salen. Lo que ella dice y publicita en sus medios afines parece que no se corresponde con la realidad. Andalucía no ha crecido al mismo ritmo que España, es más desde que ella gobierna ha ido a peor. Y eso que no era la peor época de la crisis sino que ya había viento de cola. Como dice José Mota, “ahora vas y lo cascas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 20 =