Cuando la clase trabajadora y los pueblos se ven obligados a saltar a la lucha es que la política, la economía y el cumplimiento de los derechos sociales van muy mal.

Sectores del catalanismo vienen protagonizando desde hace tiempo unas movilizaciones populares que habían sido un ejemplo de pacifismo en defensa de sus derechos democráticos, sociales, políticos y económicos, pero los dirigentes de los partidos y los gobiernos,  con sus errores, divisiones e incluso corrupciones, han llevado al pueblo a una situación de violación de la legalidad Estatal  que ha provocado enfrentamientos con una escalada muy peligrosa.

Salvo las excepciones violentas e incendiarias de una ínfima minoría en relación con los millones de las personas que han actuado pacíficamente en sus movilizaciones democráticas y legales, esos grupúsculos violentos e incendiarios, aplicando esos métodos que todos debemos condenar, lo que han conseguido es distorsionar el maravilloso ejercicio democrático de todo un pueblo multiétnico y plurinacional.

Todo marchaba mientras que se ejercitaban activamente los derechos democráticos ganados a la Dictadura, como son los derechos de asociación, reunión, libre sindicalización, petición,  manifestación,  libertad de movimientos y ejercicio de la huelga, como mecanismos propios para la reivindicación de la ciudadanía en esta democracia,  que aunque sea burguesa, daba la oportunidad de tomar las calles y expresar la necesidad de encontrar un camino dialogado y democrática a dichas reivindicaciones.

Era la clase política  la que tenía la obligación de buscar una respuesta, pero el Presidente Rajoy, en un gesto más de su permanente “Tancredismo” optó por “JUDICIALIZAR EL CONFLICTO” demostrando su incapacidad política para resolverlo y ahora, de aquella “polvareda” de errores tenemos este “lodazal de brutalidad, violencia y enfrentamientos”.

La juventud siempre,  a la larga o a la corta, toma la vanguardia de la lucha, tanto en Cataluña como en otras zonas del estado y han dado una respuesta laboral  y estudiantil inmediata con movilizaciones que han aglutinado a centenares de miles de jóvenes tomando calles y plazas, reivindicando el derecho a decidir y algunos partidos reclamando la independencia.

El movimiento feminista también se viene movilizando contra la violencia machista de este Estado Patriarcal, donde se siguen asesinando y violando a mujeres, como el caso de las Manadas. La Audiencia Nacional emitió su sentencia del juicio, dejando al descubierto unos rasgos machistas de las instituciones judiciales que son más bien reaccionarios que conmocionó a la población extendiéndose a todo el Estado, mezclándose con otras protestas y conflictos.

La Audiencia considera que no hay intimidación en una violación grupal donde un grupo de “verracos descerebrados” abusan de una chica, porque bajo los efectos del alcohol la joven no pudo oponer resistencia suficiente, actuando esos violadores penetrando a la joven, mientras la sentencia ha sido leve e incluso incomprensible cuando, en una de esas Sentencias,  “La sala absuelve a este último que se masturbaba alegando que no podría haber hecho nada efectivo para evitar los delitos”.

Esas acciones y esas sentencias producen terror en la población, mucho malestar, indignación y aceleran los procesos de radicalización y polarización que se crean ante tamañas injusticias.

Muchas personas ven esas sentencias como relativamente leves y lentas actuando así los jueces, que indignan a las organizaciones y a la ciudadanía, incrementando las protestas del movimiento feminista, que radicalizan sus posiciones porque las mujeres se ve desamparadas bajo este sistema capitalista, machista y patriarcal que no hace lo suficiente por garantizar su seguridad ni castiga a esos delincuentes como se merecen.

No solo las organizaciones feministas, sino pensionistas, ecologistas, sindicalistas, sectores agrarios, industriales, luchas por deficiencias en sectores como Educación, Sanidad que es un caos,  etc,  están entrando en actividad cada vez más amplias como reflejan los datos que siguen:

En el primer semestre de 2019, las horas perdidas a causa de conflictos laborales han sido 16.180.000, afectando a 845.018 trabajadores que secundaron huelgas, con un aumento de más de un 100 % con relación al mismo período de 2018, que se registraron 8.066.392 horas perdidas por huelgas  por lo que ejemplos hay a millares:

Hemos visto que el 24 de octubre, los trabajadores de la Empresa Municipal de Transporte de Madrid, en una asamblea de más de 2.000 trabajadores,  debatieron y votaron ir a la Huelga en defensa del transporte público, reivindicando que se contraten más conductores porque no se cubren las plantillas y oponiéndose a las medidas del Alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, que calificó la huelga de “injustificada” y “política”, pero se convocaron paros de 2 horas varios días y  una Huelga para el 2 de diciembre, porque se están planteando “externalizaciones” que equivalen a privatizaciones encubiertas que favorecen a los capitalistas.

Una  lucha muy  importante es la que se lleva a cabo en la planta Ford de Valencia donde ha habido despidos represivos y fraudulentos, contra miembros de la plantilla, que tuvieron cargos sindicales, lo que se rechaza por los trabajadores porque es una “presunta violación” de la legislación laboral. Se han planteado campañas de solidaridad contra el despido de Carlos Naranjo, habiéndose implicado los sindicatos llevando a cabo recogidas de firmas que se entregan como protestas ante la Patronal y la Justicia, pidiendo la nulidad de esos despidos, convocando concentraciones en las puertas de la Factoría Ford de apoyos al despedido, cuyo juicio está señalado para el 25-N habiendo recibido actos de solidaridad, no solamente de otras plantas y sectores sino incluso a escala internacional.

Los abusos de las patronales siguen creciendo, como ocurre igualmente en Asturias, que está sufriendo un proceso salvaje de desindustrialización. Por ejemplo, la empresa ALCOA ha vendido la factoría de Avilés a un fondo Suizo de Inversiones, PARTNER CAPITAL, destruyéndose empleo.  ARCELOR, en plena negociación del convenio colectivo, ha presentado un ERTE que afecta a 1.700 obreros.

Igualmente en la Factoría de Navantia en Ferrol, los trabajadores han tenido que llevar a cabo una Huelga en la que reivindicaban la readmisión de 15 compañeros obreros despedidos, ganándose esa lucha después de 3 semanas de protestas, manifestaciones y paros, con unas acciones  practicando la solidaridad de la plantilla en defensa de los despedidos.

Asimismo en Navantia-San Fernando los trabajadores también han organizado, como consecuencia de la muerte de un obrero de 39 años, Andrés Vias que perdió la vida mientras realizaba su faena y al conocerse la noticia, los trabajadores de las fábricas de Puerto Real y San Fernando realizaron asambleas y tras un debate, votaron la decisión de ir a la Huelga como protesta por las malas condiciones laborales a las que son sometidos y el 21 de Octubre se  convocó huelga en Solidaridad con el fallecido y sus familiares.

La clase trabajadora de Euskal Herría empieza a moverse igualmente y preparan una Huelga General para enero, pues la Carta de Derechos Sociales de Euskadi, con los sindicatos ELA y LAB al frente, deciden apoyar la lucha con el lema; ”Trabajo, Pensiones y Vida Digna”.

Con estas acciones de lucha plantean dar un apoyo solidario a la maravillosa y ejemplar movilización que vienen llevando a cabo los PENSIONISTAS desde hace 2 años, reclamando los derechos y atrasos que nos han sido arrebatados.

Los trabajadores de la Empresa Municipal de Transporte de Madrid (EMTM) fueron a la huelga el 24 de octubre en defensa del transporte público, reivindicando que se contraten más conductores y oponiéndose a las medidas del Alcalde de Madrid, Martínez-Almeida (P.P), que calificó la huelga de “injustificada” y “política” cuando se están planteando “externalizaciones” que equivalen a privatizaciones encubiertas que favorecen a los capitalistas.

El sector agropecuario andaluz también está movilizado, porque tanto los agricultores, aceituneros, de las hortalizas, las naranjas, etc)  que tienen pequeñas propiedades, al igual que a los jornaleros que contratan,  con muy bajos salarios, no pueden vivir. Los primeros porque las multinacionales que tienen potentes lobbies de compras en régimen de oligopolio para grandes superficies,  les pagan sus productos por debajo del costo de producción, estando el sector al borde de la quiebra técnica y los jornaleros, muchos de ellos inmigrantes, están cada vez más explotados y oprimidos, viviendo en una situación de esclavitud, bajo insalubres mares de plástico en Almería o en la faena de la fresa en Huelva, y otras zonas similares, malviviendo en chabolas y auténticas pocilgas peor que los animales.

Los políticos que “desgobiernan” las administraciones públicas, tanto Local, Autonómica y Estatal que conocen y consienten estas fragrantes violaciones de los Derechos Humanos, se encuentran siempre sin capacidad de tomar las medidas necesarias para resolver esos dramáticos problemas, porque siempre falta dinero para atender la pobreza mientras que el número de Multimillonarios, si se comparan los grandes patrimonios de los que declaran más de 30 millones de euros desde 2007 a 2017, se han TRIPLICADO CRECIENDO UN 162%. (Datos: Agencia Tributaria).

Los movimientos sociales y la lucha entre clases están resurgiendo con una fuerza colosal, tanto aquí como vemos también las oleadas de diversas acciones de masas en Latinoamérica, Chile, Bolivia, Ecuador…  igualmente en Hong Kong, Líbano, Iraq, Mali, Yemen…con golpes de Estado y guerras sangrientas.

¿Acaso no es esto la bancarrota del Liberalismo de mercado y la competencia, expresando un capitalismo en agonía? ¿Acaso existe bajo este capitalismo mafioso y corrupto algo de humanidad para atender estas cuestiones, que violan flagrantemente la dignidad de la persona, incumpliendo la C.E. y demás leyes que favorecen a los trabajadores?

El nuevo Gobierno PSOE-U.P. en cuanto se ponga en marcha, debiera entender que para desarrollar y consolidar los avances propuestos en el programa, tendrán que recaudar fondos para llevarlos a cabo, que tendría que salir del bolsillo de los ricos, corruptos y estafadores, NO de la explotación de la clase trabajadora como hasta ahora.  Tendrá que venir y podría ser fruto de las lucha conjunta y masiva de las izquierdas, tanto políticas, sociales y sindicales, para que paguen en verdad los que más tienen, porque este país es de los más ricos del planeta y uno de los más corruptos.

Más temprano o más tarde se pondrá sobre el tapete la disputa del poder económico a la clase dominante y a la oposición burguesa en el Parlamento y tendremos en frente a los insaciables banqueros, al reaccionario Clero, a la influyente Patronal y sobre todo, al Trifachito que saldrán todos como una piña para torpedear e impedir las tímidas reformas del documento presentado.

Las izquierdas, los sectores menos favorecidos de la sociedad,  necesitan y están esperando que se rompa con la austeridad, los recortes, los bajos salarios, se solucione el paro, el problema de la vivienda  y que se desmonten las leyes antisociales y regresivas que vino aplicando el PP de Rajoy, por lo que no queda otro camino que ser firmes y plantar cara sin complejos, explicando que la lucha social es por la transformación socialista de la sociedad, utilizando los derechos adquiridos por los trabajadores con una Democracia participativa en un ejercicio amplio para elevar el nivel de vida de los pobres y la clase trabajadora, objetivos que nunca debieran ser abandonados por las izquierdas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − diez =