Algo en favor de Ciudadanos es que lo intentan, se lo trabajan para no parecer lo que realmente son, otra cosa es que lo consigan. Albert Rivera, al contrario que el sinsorgo de Pablo Casado, encarga papeles y discursos que se aprende. No es que los comprenda realmente, pero tiene la delicadeza de intentar presentar algo con fundamento. El otro no, le basta con escuchar a alguno de los locutores cavernarios para salir y decir una boutade todos los días. De resultas de esas pesquisas y análisis resulta que Rivera y su partido defienden el feminismo liberal, sin darse cuenta que lo que producen es el patriarcado femenino. Esto es, un patriarcado moderado pero que no entra en las profundidades de lo que es realmente la igualdad de género., porque para lograrla hay que destruir parte de las estructuras del liberalismo.

Un acto para presentar el feminismo liberal. Curioso que nadie ha hablado de feminismo socialista, comunista o conservador. Sí se ha dicho que el socialismo será feminista o no será. O que la revolución ha de contar con la igualdad de género. Pero jamás a nadie se le ha ocurrido situar un calificativo al feminismo pues es una ideología propia que puede tener más encaje con unas doctrinas políticas que con otras, pero siempre autónoma. Hay mujeres que son feministas y socialistas. Incluso las hay feministas y liberales. Pero no las hay liberal-feministas como quiere Rivera. Y ¿por qué? Porque, como bien explica el senador Oscar Guardingo, poner libera a cualquier otra posición significa que se abre al mercado, a la explotación, a la mercantilización. Justo lo que defiende Ciudadanos. Un feminismo que entrega a la mujer (su cuerpo) al mercado de forma como no se habían atrevido en siglos.

La sola imagen del macho alfa naranja caminando junto a las epicleras de Ciudadanos ya demuestra el patriarcalismo de su propuesta. Para quien no lo sepa, epiclera es aquella mujer que se sitúa al frente de una casta, gobierno, etcétera, como custodia de unos intereses privados, como bien explicó Amelia Valcárcel. En el caso de Ciudadanos son mujeres que ponen al frente cuando se sabe que las decisiones que han de tomar no serán autónomas sino que responderán a los intereses de la clase dominante (todos hombres) y de la vanguardia de machos de su propio partido. Responden ante los verdaderos tenedores del poder orgánico y social, actuando en el sentido marcado para conservar el dominio de aquellos. De ahí que la propuesta de Ciudadanos, como vamos a analizar, no sea más que un patriarcado con toque femenino, con epicleras dispuestas a todo para mantener la dominación.

Propone diez puntos la formación naranja para convencernos de que son feministas. Porque es esta la semana del 8 de marzo, no piensen que es porque realmente sean feministas.

Primer punto: “El feminismo es una causa de todos: no es patrimonio de nadie”. Cierto que es una causa que debe implicar a la ciudadanía en general, pero patrimonio de las mujeres parece, al menos parece, que sí es. Fueron ellas las que dieron sus vidas para defender sus derechos. Esto es como decir que la lucha por los derechos de la clase trabajadora no es de esa clase. El feminismo es inmanente a la lucha de las mujeres porque los hombres ni se han preocupado de ello por siglos. Si hablamos de Montaigne y Mill como defensores de la mujer en siglos pretéritos es porque fueron excepción. Por tanto, sí es patrimonio de las mujeres, aunque debería toda la sociedad apoyarlo, algo que no sucede porque existen partido como Ciudadanos que van para atrás.

Macho Alfa naranja adoctrinando a las mujeres sobre feminismo

Segundo punto: “Nunca habrá igualdad sin libertad”. Cierto, ahora sólo falta saber qué tipo de libertad porque decir que “el liberalismo percibe la emancipación del individuo sin distinción de sexo, nacimiento, etnia, raza o religión. Por eso, el feminismo liberal es el que defiende que toda mujer tiene igual libertad individual que el hombre”, es caer en lugares comunes. El liberalismo defiende la autodeterminación del individuo sí pero esa libertad liberal esconde las estructuras de poder de la sociedad capitalista que subyugan por clase, raza y género. Y el segundo punto es una estupidez enorme, que la mujer y el hombre son iguales y tienen la misma libertad individual lo llevan defendiendo las mujeres desde que tomaron conciencia de sí mismas. No es parte del liberalismo, sino del feminismo.

Tercer punto: “El feminismo es necesario en España y en Europa: queda mucho camino para la igualdad”. Y en todo el Mundo ¿para qué quedarse en lo local? O ¿es que Ciudadanos no piensa defender los derechos de la mujer en cualquier lugar del orbe? Es no entender que una doctrina o ideología es siempre universal y más el liberalismo que nació con esa pretensión global. De verdad son brutos para algunas cosas.

Cuarto punto: “Que ninguna mujer tenga que elegir entre su carrera y su familia”. ¿Por qué se habla de su familia? ¿Es sólo suya o es de las personas que conformen la familia? Una mujer autónoma decide si quiere formar una familia o no, de hecho la mayoría de políticas que se quieren implementar van dirigidas a que la familia no sea de la mujer sino de ambas partes. La corresponsabilidad hace que ya no sea la familia de la mujer.  Este es uno de los típicos micromachismos que cuelan los que se dicen feministas pero que en realidad no lo son.

Quinto punto: “Feminismo no es decir ‘portavozas’, es cambiar políticas. El objetivo de la igualdad no se logra confrontando a los ciudadanos con ideologías caducas, se consigue con políticas públicas efectivas que eliminen las barreras que existen a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”. Esto es la mayor demostración del patriarcalismo femenino sin lugar a dudas. El lenguaje inclusivo es fundamental para denunciar cómo un discurso encubre aspectos de dominación. Recomendamos a las mujeres y hombres de Ciudadanos que lean una obra de apenas unas decenas de páginas (apara que sus neuronas no sufran) de Michel Foucault, El orden del discurso, para que vean como la utilización del lenguaje inclusivo desmonta estructuras de poder. Y ¿a qué llaman ideologías caducas? Porque hay que ser muy ignaro de decirse liberal, ideología fundada a finales del siglo XVII, y tachar a ideologías del siglo XIX como caducas. Es más, suponemos que no se refiere al feminismo como caduco, sino a esa incapacidad mental que tienen para separar feminismo de otras doctrinas políticas.

Sexto punto: “El feminismo liberal no excluye al hombre: es una batalla de toda la sociedad”. Otra tontería. Como si el feminismo excluyese al hombre que no lo hace. Sí excluye al hombre patriarcal, eso sería como meter a la bicha en la cama para que te pique. El feminismo no es una lucha contra el hombre, nunca lo ha sido, salvo en mentes conservadoras y neofascistas. Aquí Rivera está comprando el discurso de los neofascistas y la reacción, porque realmente están con el patriarcado no con la mujer.

El lenguaje inclusivo es fundamental para denunciar cómo un discurso encubre aspectos de dominación

Séptimo punto: “El feminismo liberal pone la educación en el centro”. Debe ser que el feminismo global pone la educación en un estante. Otra fórmula copiada al feminismo para llegar al decálogo ya que no llegarían sin copiar. Como sucede con el punto Octavo: “Ni un paso atrás en la lucha contra la violencia machista”. Debe ser que las feministas que no le gustan a Rivera sí quieren violencia machista. Un eslogan más que demuestra que todo esto es papel mojado y marketing electoral pero que en el fondo el macho alfa naranja es otra cosa.

El Noveno punto es muy gráfico del patriarcado oculto en el feminismo que se quiere inventar Ciudadanos: “Nadie habla por mí: en el siglo XXI, paternalismo NO, solidaridad entre mujeres SÍ”. A ver. La foto de Rivera con sus epicleras ya demuestra que no, que Rivera, como Casado, hablan por las mujeres. Que siguen siendo unos paternalistas. Y lo curioso es que eso lo contrapongan a la solidaridad de las mujeres, lo que en el feminismo avanzando ya se llama sororidad. No han llegado ni a ese punto porque no saben qué es el feminismo en sí.

Y Décimo punto: “Guerra de sexos es pasado, feminismo liberal es presente y futuro. El feminismo liberal representa el futuro en la lucha por la igualdad. Ningún grupo de presión puede hablar en nombre del conjunto de las mujeres”. Aquí la última explosión del decálogo de la vergüenza que han presentado. El término guerra de sexo es arcaico en el feminismo. ¿Quién ha estado escribiendo el texto? Desde hace muchísimo tiempo hay conciencia de que es el Género el concepto que permite enfrentar toda la estructura de dominación del patriarcado. Como no saben de qué hablan pues cometen esos errores, como hablar de grupos de presión que hablan en nombre de las mujeres. Que sea conocido no hay un solo grupo de presión que hable por las mujeres. Hay muchos colectivos que debaten bastante y que concilian posturas para presentarlas a los distintos gobiernos. Pero es curioso que sí deje hablar al Ibex-35 por toda la población española; es curioso que sí deje hablar a EEUU por toda la sociedad Occidental; es curioso que el partido donde están todos los lobbies diga a los demás que no ejerzan su función como integrantes de la sociedad civil.

Realmente con este punto lo que quiere Rivera es destruir el movimiento feminista porque es el que realmente está poniendo en un brete a los poderosos. Quiere meterle una cuña para quebrarlo y que el patriarcado capitalista persista en su dominio. Quiere que las estructuras de dominación persistan y para ello hay que acabar con las feministas. Por eso el lobby gay les presiona para que se legislen ya los vientres de alquiler. Es curioso que se llamen feministas y apoyen que una mujer tenga que vender su vientre al mejor postor para sobrevivir. Es la explotación total de la clase trabajadora. Como ocurre con la legalización de la prostitución que están persiguiendo. El cuerpo de la mujer en Ciudadanos es visto como una fábrica de placer o de bebés, y si pudiesen parir coches mejor. Esto es lo que le importan las mujeres realmente. Son liberales sí y como tales sólo ven a la clase trabajadora como mercancías a las que exprimir lo que pueden aportar, su fuerza de trabajo y, en el caso de las mujeres se suman sus vientres para parir hijos de la clase dominante. Y aquí muere el feminismo liberal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − Ocho =