Cuando no se tienen asimilados ciertos valores y se funciona a golpe de marketing sucede que el inconsciente te puede delatar. Durante el mitin celebrado en Málaga Albert Rivera ha pedido la unión de los hombres para luchar contra las mujeres. Como pueden escuchar en el vídeo adjunto (o si lo prefieren en el minuto 55:09 del enlace con el mitin completo) el dirigente de Ciudadanos ha dicho literalmente: “Porque la gente honrada, los hombres tenemos que luchar juntos contra las mujeres”. Así, después de lamentarse por las 44 mujeres asesinadas producto de la violencia machista (aunque él no haya citado este concepto), ha alentado justo lo contrario, la unión del patriarcado para seguir machacando y acabando con las mujeres.

Sin duda es un lapsus linguae y no tendría esa intención, pero demuestra que la lucha contra la violencia machista es sólo postureo en su caso. No ha asimilado, porque es algo que le interesa poco pese a hacer referencias a su hija y la educación, los valores propios de la lucha contra la violencia machista. No entiende lo que es el patriarcado ni las conexiones que tiene con el propio sistema económico y cultural. Bueno, en parte si lo conoce porque sí que ha hecho referencia a las presuntas diferencias que existen entre el feminismo de unas y otras. No le ha sentado bien que a “sus mujeres” les dijesen de todo en la manifestación del 8-M tras negarse a hacer la huelga. Y es evidente que en su formación, en su cabeza la lucha contra la violencia machista, la lucha en favor del feminismo, la lucha por la justicia y la equidad sólo tiene valor en función de los votos que puedan aportar.

No se entiende que él como máximo dirigente de Ciudadanos o, si lo prefiere, Inés Arrimadas, o ambos no hayan participado en ninguna de las manifestaciones contra la violencia machista que se han celebrado por toda la geografía española. Ha preferido el mitin malagueño por mucho lazo morado que se hayan puesto. Por cierto dato interesante pues en Ciudadanos, siguiendo el color elegido por la ONU, y no el que siempre se ha utilizado en España, han hecho unas imágenes en color naranja para protestar contra la violencia machista. Han jugado, como en otras ocasiones con el color institucional, hasta que alguien les habrá avisado de que sería bueno, pues hasta el PP lo ha hecho, ponerse unos lazos violetas. Y ha preferido el mitin malagueño para que en las televisiones le sacasen exponiendo sus posverdades contra el Gobierno. La violencia machista eso sí, ha querido cuñadear, está más cerca de ser eliminada gracias a Ciudadanos y sus aportes legislativos.

Tras recordad sus veraneos en la costa malagueña, se ha lanzado a decir a las andaluzas y andaluces que existe peligro de secesión si Podemos (no sabe ni que se llaman Adelante Andalucía) gobernase con Susana Díaz: “Se subirían impuestos o se defenderían derechos de autodeterminación como hace Podemos. Sería letal para Andalucía”. Acabamos de descubrir, gracias a Rivera, que Andalucía trata de secesionarse también de España. O acabamos de descubrir una de esas mentiras que suele lanzar Rivera cada vez que habla, porque utiliza el peligro del derecho de autodeterminación en Andalucía para poder hablar de lo que le gusta y sabe, los malos malísimos de los catalanes independentistas. Así que no acude a una manifestación, en Málaga por ejemplo, y ponen por la tarde el mitin, para hablar de sus demonios personales.

Y otra posverdad. Tras hablar del peligro de Torra ha pasado a hablar del peligro del sanchismo, esa escisión ideológica (según su criterio) que existe en el PSOE, y su derrota en el tema de Gibraltar: “El gol que nos han metido por la escuadra en el último minuto”. Y todo porque Pedro Sánchez acudió un día a la dictadura comunista de Cuba en vez de estar luchando por el peñón. Estaría bien recordarle la coplilla a Rivera que dice “Por un Borbón perdimos el peñón, Gibraltar español”. 300 años sin solución y ahora la culpa va a ser del presidente del Gobierno, el cual ha conseguido molestar a Theresa May. Y para más inri alerta de los males económicos que se van a producir en el Campo de Gibraltar por culpa del sanchismo. Eso sin haber leído el acuerdo. En vez de hacer como sus compañeras de Madrid que sí han acudido a la manifestación contra la violencia machista (Susana Solis, Patricia Reyes, Marta Marbán…), ha preferido seguir con la posverdad de su discurso cuñadista… metiendo la pata.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =