Si se hace caso al título del programa, Todo es mentira, la verdad es que no puede extrañar a nadie que Risto Mejide también mienta respeto a su propio espacio. Al menos eso es lo que demuestra el mensaje que el candidato de Madrid en Pie, Carlos Sánchez Mato, ha puesto en redes sociales después de que el presentador haya afirmado que sólo iba a ir a su debate sobre el Ayuntamiento de Madrid la alcaldesa Manuel Carmena. O le han informado mal en producción o se ha lanzado un farol con intenciones carmenistas-errejonistas más en consonancia de la cadena que le paga.

“Acepté públicamente la invitación al debate hace días, sin poner condiciones. Lo que no se entiende es que digáis lo contrario en el programa” ha escrito Sánchez Mato ante las afirmaciones de Mejide. Parece ser que nadie quiere ir a su programa y le ha debido enfadar bastante, pero debería explicar la realidad, el candidato de Madrid en Pie (IU, Anticapitalistas y Bancada) sí había contestado que iría, y el resto no salvo Carmena. Igual es que el engolado presentador, para nutrir su ego, necesita algún tipo de confirmación con genuflexión o por paloma mensajera, nunca se sabe. La casa en la que presta sus servicios está poniendo todo de su parte para que Carmena e Íñigo Errejón acaben con Podemos y demás partidos confluyentes y parece que eso se ha trasladado al propio programa.

El establishment maneja así sus recursos para ejercer su dominación y que las voliciones propias se cumplan. Mejide dice eso y todo el mundo, encadenado a la caja boba, le cree aunque sea mentira. De eso llevan viviendo Inda o Marhuenda años, por ejemplo. Madrid en Pie, al no tener un altavoz similar, no puede señalar la mentira de la cadena del establishment, que se vende como progre además. Por tanto, queda en el ambiente que Sánchez Mato tampoco quería ir y se hace víctima a Carmena. Porque esa es la estrategia que está azuzando el establishment para favorecer al errejonismo. Como saben que la mayoría de seguidores de Podemos les tienen por traidores (el pacto de las empanadillas no es más que un símbolo de esa traición), ahora hay que vender al Carmena y el niño como víctimas de Iglesias y sus nuevos amigos.

Así consiguen, porque el establishment espolea la falsedad de la persecución como hemos contado, que las personas les cedan balcones y se ahorran unos cuantos miles de euros en publicidad. Así consiguen que los malvados sean Pablo Iglesias y Sánchez Mato, aunque todas las trampas las estén haciendo desde Más Madrid. No hay nada como tener al establishment detrás para sentirse poderoso y creer que se puede cazar la presa con facilidad. Pero la clase dominante no apoya de forma gratuita sino que se cobra haberte apoyado en la batida de la presa. ¿Cómo se lo cobrarán? Desde una llegada como corriente al PSOE hasta apoyar operaciones urbanísticas o privatizaciones encubiertas. Pero que se lo cobrarán no tengan la menor duda, de momento Carmena niega el saludo de forma grosera al candidato de Madrid en pie.

Eso sí, el zasca en el debate ha sido proferido por Sánchez Mato a Begoña Villacís. Preguntados los candidatos, como pueden ver en el tuit de la candidata Sol Sánchez, sobre la cantidad que pagaban de IBI, Pepu Hernández afirmó que unos 1.200 euros y Villacís (no se sabe en cuál de las casas) dijo que 1.300 euros y Sánchez Mato expresó que un tercio de esas cantidades. Villacís le pregunta que cómo es eso posible si ganan lo mismo y el dirigente de IU le dice con sorna que “porque yo sí dono y tú no”. En referencia a que donan gran parte de su sueldo. Aunque también muestra la conciencia elitista de Villacís que entiende que todos los políticos y políticas tienen que vivir en casas de ricos y no en viviendas normales. Diferencias entre políticos de izquierdas y de derechas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − trece =