Ellas siempre son más, más inteligentes, más intuitivas, más fuertes, más sensibles, más libres, más mágicas, y un largo etcétera de más en todo.

Y a pesar de vivir bajo un sistema fascista, y por ende, machista, patriarcal y retrógrado, plagado de paletos, futboleros, uniformados, toreros, cazadores, y demás machirulos, españoles, y mucho españoles todos ellos, hay más mujeres en la universidad que hombres.

El hombre tiene pánico de la inteligencia y la independencia de la mujer, por eso los cobardes las matan, anulan, y maltratan. Esto, me recuerda a los gritos del fundador de la Legión, el nazi Millán Astray:

¡ABAJO LA INTELIGENCIA, VIVA LA MUERTE !

Y la respuesta de Miguel de Unamuno: “Venceréis porque tenéis la fuerza bruta, pero no convenceréis.”

Una directora y gran maestra de cine, me dijo un día: “los hombres sois pollas con ojos, y solo desarrollando vuestro reprimido lado femenino podréis evolucionar.”

La lider republicana gallega, Amada García Rodríguez, fusilada por los golpistas en 1938, exclamó poco antes de su asesinato: “Machismo y fascismo van de la mano.”

Frases como: “eres mía o de nadie”, “de la cárcel se sale, del cementerio no”, o “la maté porque era mía”, el jactancioso y muy taurino de Sabina, cantando: “no entiendo el móvil del crimen, a no ser que sea pasional”, el chuleta de Loquillo: “sé que la mataré, a punta de navaja, besándola una vez más”. Y como no, la secta machista y pedófila madre Iglesia, pregonando la virginidad, pureza y castidad de la mujer, superviviente y víctima siempre, del último peldaño de todas las jerarquías, instituciones, y sociedades del mundo.

Sufriendo siempre las cargas familiares, y las ablaciones, violaciones, lapidaciones, torturas, palizas, acosos, humillaciones y crímenes.

La mujer es la única revolución, por eso es sometida, ahogada y eliminada a lo largo de la historia. La mujer, a diferencia del sempiterno varón crucificado en taparrabos, es el verdadero mesías, siendo asesinada, una y otra vez, ante la mirada cómplice e impasible, de esta miserable españita, infestada de gusanos que nacen llorando para que les den el pecho, se arrodillan para que compartan la vida con ellos, se arrastran cuando ellas huyen, y cuando las pierden, las golpean y asesinan.

Machitos de mierda, dejad de arrastraros como gusanos, y alzaros como una mujer, para pelear a su lado, contra este putrefacto sistema capitalita y fascista.

Sin feminismo no habrá revolución, porque la mujer, con una mano sostiene el mundo, y con la otra se defiende de vosotros.

 

 

 

 

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Compartir
Artículo anteriorJaime Albero, un provocador
Artículo siguienteLa doble incompatibilidad de Manuel Moix
Actor, director escénico y profesor de arte dramático. Ha escrito, dirigido y protagonizado cortometrajes como "Pan de Maíz" o "La prisión del mal", además de trabajar como actor en westerns como "Outlaws and Angels" y coproducciones como "El día de la cigüeña". Ha trabajado con actores tan relevantes como Juan Diego, Asunción Balaguer, Paco Rabal, Rafael Romero Marchent, Willy Toledo, Enrique Escudero o los hermanos Ozores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 7 =