Donald Trump, principal responsable del cierre de la Administración por su empecinamiento para lograr los cinco mil millones de dólares para la construcción del muro fronterizo con México, puede llevar a los Estados Unidos a la recesión económica si el cierre se mantiene más tiempo.

Así lo advierten diferentes operadores de Wall Street que ya han detectado que se ha detenido el pago de cheques federales, que hay contratistas del gobierno inactivos e importantes ofertas de operaciones corporativas paralizadas.

Todo esto podría provocar un estancamiento del consumo y un estrangulamiento de la inversión empresarial, lo que pondría fin al ciclo expansionista de la economía norteamericana.

Parte del motivo del aumento de la alarma es que los economistas y los pronosticadores de Wall Street ya estaban preocupados por la dirección de la economía en 2019, dado que el estímulo del gran recorte de impuestos prometido por Trump se desvanece, la desaceleración del crecimiento fuera de los EE. UU. y las batallas comerciales del presidente envían malas sensaciones a Wall Street. Las estimaciones para el crecimiento este año ya habían bajado a menos del 3% antes del cierre del Gobierno.

La propia Casa Blanca confirmó esta semana que el impacto del cierre sería del doble de lo que anticipó originalmente. Eso podría impulsar el crecimiento del primer trimestre por debajo del 2%. Esa es una cifra que a Trump, que prometió un crecimiento sostenido de más del 3%, no le gustará. Y mientras el presidente y los republicanos en el Congreso intentan culpar a la intransigencia de los demócratas en los fondos del muro fronterizo, las encuestas muestran que los votantes culpan a Trump y al Partido Republicano.

De momento, la Casa Blanca cuenta con que el cierre solo tendrá un impacto limitado y de corto plazo. Si el gobierno reabriera pronto, por ejemplo, antes de otra ronda de cheques de pago federales perdidos la próxima semana, entonces gran parte del crecimiento perdido podría ser restaurado.

Los daños crediticios a quienes no cumplieron con los pagos o solicitaron préstamos con intereses altos para cubrir los gastos no se repararán rápidamente. Pero si termina pronto, no es probable que el cierre sea el tipo de choque que empuje a los Estados Unidos hacia la próxima recesión.

El riesgo podría aumentar significativamente si el cierre continúa afectando directamente los cheques y los gastos y haciendo que las empresas y los consumidores estén más preocupados por la fecha límite del 1 de marzo para llegar a un acuerdo comercial con China y una fecha límite de verano para aumentar el límite de préstamos del país.

En ese sentido, no sería solo el cierre lo que constituye el choque al sistema que genera los procesos de recesión. En cambio, es el cierre el que inculca a los estadounidenses la sensación de que el gobierno simplemente no puede funcionar tal y como está actualmente.

El cierre en sí está limitando también la cantidad de datos económicos disponibles que se facilitan. El Departamento de Comercio no publicó el miércoles un informe sobre las ventas minoristas de diciembre debido a la falta de financiación. Un informe sobre el producto interno bruto para 2018 programado para ser lanzado el 30 de enero no se publicará si el cierre sigue vigente.

Pero los datos que están saliendo son cada vez más preocupantes. Una lectura del sector privado sobre la actividad manufacturera en la región de Nueva York determina una caída a su nivel más bajo en más de un año. Eso siguió a una lectura sobre manufactura a nivel nacional que cayó en diciembre a su nivel más bajo desde noviembre de 2016. Una lectura clave sobre la confianza de los propietarios de pequeñas empresas cayó por cuarto mes consecutivo en diciembre, y los encuestados mencionaron como causa principal el clima político fracturado.

Hasta ahora, Wall Street ha ignorado las advertencias de cierre y recesión, prefiriendo centrarse en ganancias corporativas aún sólidas y señales de la Reserva Federal de que podría responder a la debilidad económica en 2019 al detener sus planes para futuros incrementos de los tipos de interés.

El entorno de Trump, por su parte, afirma que tiende a medir los riesgos económicos por la reacción del mercado, por lo que la falta de grandes caídas en Wall Street podría ser una de las razones por las que aún no siente una presión significativa para cambiar las demandas de su muro de manera que pueda terminar el cierre.

Una venta masiva relacionada con el cierre en Wall Street podría ser una de las pocas cosas que podrían cambiar el pensamiento de Trump, tal como lo hizo en el comercio con China: empujar al presidente a buscar un acuerdo en lugar de participar en ataques retóricos.

El terrorismo financiero prepara una crisis global inminente

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − 5 =