Sin duda nos enfrentamos a la mayor estafa literaria de los últimos años. Karl Marx. Ilusión y grandeza de Gareth Stedman Jones es una biografía donde lo menos importante es el biografiado. Algo que tendría su gracia en otro tipo de personaje, pero que es inconcebible si se presenta como un análisis del pensamiento, de la obra de Karl Marx. El mamotreto de 882 páginas que ha editado Taurus es carne de estantería para quedar bien, porque lo que se dice describir la biografía de Marx y su pensamiento, pues no está en el libro. La crítica a su pensamiento sí, esa está por todos lados, pero el pensamiento del padre del socialismo científico no.

Si toman el libro con ilusión y empiezan a leer, igual hasta se extrañarán de ver que pasan las páginas, y las páginas, y las páginas, casi hasta la número 144 donde se vislumbre algo que tenga que ver con Marx en sí. Stedman Jones, como profesor de Historia de la Ideas, ha decidido contextualizar tanto a la persona y su obra que no ha dejado espacio para esa misma persona y su obra. Si buscan con ahínco qué dijo en el Manifiesto Comunista pueden gastar días, porque no lo encontrarán. Eso sí, las disquisiciones de Feuerbach y los hegelianos sobre el cristianismo ahí están todas. Quieren saber historia de Prusia y Francia, también les valdrá el libro. Pero el pensamiento de Marx, a cuentagotas y parcialmente.

Stedman Jones sólo utiliza a Marx para atacar de manera indirecta a sus colegas de la Universidad británica, o para quedar como un erudito en historia europea del siglo XIX. Tonterías y banalidades como que Marx no se consideraba marxista, como que no tenía teoría del Estado, o que no aceptaría las dictaduras comunistas no aportan nada a la obra de Marx porque ya se sabían desde hace muchos años. Es más para conocer eso mejor la biografía de Isaiah Berlin que es más corta y más barata. Sólo cuando se llevan casi 500 páginas leídas, al fin parece bosquejarse la teoría de Marx de El Capital, que le sirve al autor para decir que fue el padre de la Historia Social pero que económicamente no sirve de nada, ni su teoría de la plusvalía, o plusvalor, ni la del valor de uso y de cambio. Y tiene la cara de decirlo ¡haber presentado con detalle la teoría de Marx! Lo mismo pasa con el materialismo histórico o la lucha de clases. Se critican sin haberse expuesto los porqués de ese pensamiento marxista. Eso sí, las diatribas de autores hoy prácticamente olvidados como Moses Hess (y que deben gustar mucho al escritor), te las muestra al completo.

Si quieren conocer a Marx como persona, mejor compren la biografía de Francis Wheen. Si prefieren la biografía intelectual, la de Berlin. Y si quieren comprender su pensamiento y su obra, elijan entre cualquier autor o pensador que haya escrito sobre Mar como Henri Lefrevre, Herbert Marcuse o Anthony Giddens, porque encontrarán más que en la obra de Stedman Jones. Taurus la ha pifiado porque, costando lo que cuesta el libro, y sin ser medio pedagógica, difícilmente llegará a sacarle rédito. Si The Economist, verdadero centro del establishment mundial, dice que no hay mejor guía para abordar a Marx ya habría que sospechar. Lo que no pensábamos es que sería porque Marx casi no está presente en la obra y así se oculta su pensamiento.

Dice en la contraportada Ferdinand Mount que “Stedman Jones desarma la doctrina sin desestimar al pensador, cortando los hilos que unen a ambos con la delicadeza de un experto en explosivos. Un logro extraordinario e incomparable”. Y puede descubrir oro con el libro que le reportará un buen ingreso, pero decir que se desarma una doctrina prácticamente inexistente en el libro es tener mucha cara. Podría hasta desarmar los misiles norkoreanos mediante esta técnica. Sinceramente, este libro es una engañifa preparada al albur de los 200 años del nacimiento de Karl Marx.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + 14 =