El pasado miércoles se cumplió el 39º aniversario de nuestra Constitución. Hubo celebraciones, recepciones y homenajes en la Carrera de San Jerónimo. A tan sólo 10 kilómetros, en la calle Geología de Villaverde, tuvimos pocas cosas que celebrar.

No celebramos los artículos 35 y 40 de la Constitución, referidos al derecho al trabajo y promoción de condiciones para el progreso social y económico. En Villaverde hay un total de 11.500 personas paradas, de las cuáles, más de la mitad no cobran prestación por desempleo, abandonadas a su suerte. El paro se ceba, además, con las mujeres del distrito, arrojamos la mayor tasa de paro femenino de la ciudad de Madrid.

Tampoco celebramos el artículo 27, que dice garantizar el derecho de todas las personas a la educación. En los últimos diez años hemos perdido 187 profesores en la enseñanza pública. Escuelas masificadas, algunas de ellas con más 40 alumnos por aula, muy por encima de la ratio límite permitida. Las plazas públicas escasean, padres y madres se ven obligados a enviar a sus hijos a estudiar a otros barrios. El caso del IES Juan Ramón Jiménez, donde conviven aulas y excavadoras, estudiantes y obreros, lapiceros y martillos neumáticos, en unas obras que parecen no terminar jamás. La inexistente oferta pública en FP. Y más, tristemente, mucho más, daría para un texto monográfico

El artículo 39 como garante de la protección social, económica y jurídica de las familias, no lo celebraremos. El invierno entró de lleno y son muchas las familias que sufren pobreza energética. Uno de cada cinco hogares en Villaverde no dispone siquiera de sistemas de calefacción.

Artículo 43, derecho a la sanidad, poco que celebrar. En Butarque, un barrio del distrito con 17.245 vecinos, no hay Centro de Salud ni se le espera. Cifuentes hace oídos sordos a las demandas de las asociaciones de vecinos. Las clases populares no le interesan.

Para colmo, los gobiernos central (por acción) y autonómico (por omisión), ahondan en estos problemas. Montoro, el de la amnistía fiscal para las grandes fortunas que evaden impuestos, declarada inconstitucional por los tribunales, torpedea la acción del Ayuntamiento de Manuela Carmena. La regla de gasto impuesta por Hacienda, ad-hoc, a los ayuntamientos del cambio, impiden que la ciudad de Madrid, a pesar de una excelente gestión que combina reducción de deuda pública y superávit de 1.000 millones de euros, pueda invertir recursos en el desarrollo de más y mejores políticas sociales, que pudieran paliar la situación de desigualdad, precariedad y pérdida de derechos de nuestros vecinos.

Por un Madrid y una Comunidad de Madrid de y para sus vecinos, tenemos el deber histórico de profundizar el cambio y ensanchar la ventana de oportunidad abierta en mayo de 2015. Avanzar hacia un horizonte de progreso que garantice y amplíe los derechos y libertades recogidos en el texto constitucional.

¿Constitución para qué y para quienes? Poco que celebrar.

Preferimos citar a Luis Ramiro, poeta y cantautor de nuestro distrito: mi patria, mi derrota, mi lugar en el mundo y mis ganas de ser valiente.

Lucía Antolínez, vecina de Villaverde y candidata a representante de los Círculos al CCM de Podemos-Madrid.

Juan José Barroso, vecino de Villaverde y candidato a representante de los Círculos al CCA de Podemos-Comunidad de Madrid.

Víctor Rey, vecino de Villaverde y Secretario de Análisis y Programa de Podemos-Comunidad de Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 1 =