Los usuarios de prepago en España son los grandes maltratados por las compañías telefónicas en general, salvo algunas que sí venden voz y datos y hasta que no se agotan no hace falta recargar, el resto de compañías lo que ofrecen es un servicio similar al de una línea con contrato. Se abona una cantidad fija por un servicio determinado, se utilice o no al completo, y al mes se abona (si se quiere o puede) la cantidad que se haya fijado en el prepago. Por tanto, salvo que las personas hagan un uso completo del servicio, las compañías telefónicas están obteniendo un beneficio mayor que en las líneas de contrato. Salvo Vodafone que no cumple con la observancia del mes de uso del servicio.

No sólo les cambian el servicio contratado al comprar la tarjeta cuando desea la compañía, sino que no se llega a cumplir nunca el mes de servicio contratado. Siempre sin haber agotado tanto la voz como los datos.

El promedio que se ha podido verificar con una primera recarga de control realizada el 16 de junio de 2017 es que los meses de servicio para Vodafone son de 27-28 días máximo. Si se considerase cada mes de, al menos, 30 días por si no desean llevar el cálculo real del mes, se observa que Vodafone por un servicio que supuestamente es mensual factura al final de año 13 meses. Un más de los que tiene el año. Siempre, reiteramos, que no se hayan gastado completamente voz y datos. Por tanto, Vodafone se beneficia de un mes más de cobro frente a los 12 que dice ofrecer.

Como se observa en la imagen superior, la caducidad del mes que se había recargado el 16 de junio venció el 13 de julio. Había 27 días de servicio sin gasto completo.

En la segunda imagen, se observa cómo el propio servicio de Vodafone advierte que la siguiente recarga para que no corten el servicio debe realizarse el 10 de agosto. En esta ocasión el “mes Vodafone” cambia a 28 días, siempre sin llegar a los 30 que sería lo lógico.

Tras la recarga de agosto, el mismo servicio de mensajería de la compañía advierte que la siguiente recarga se deberá hacer el 7 de septiembre para que no haya un corte del servicio. Se vuelve de nuevo a un “mes Vodafone” de 27 días.

La explicación que nos han ofrecido desde la propia compañía es que la Tarifa Megayuser se cuenta por cuatro semanas independientemente de cuando se haga la recarga. Por tanto, los meses prepago para Vodafone son de 28 días, no de 30. No han sabido darnos mayores explicaciones cuando les hemos cuestionado sobre el “engaño” al que se verían arrastrados los usuarios cuando al comprar la tarjeta y hacerse con la tarifa, los comerciales afirmen que la duración es de un mes. “No será así como se lo han explicado” aducen desde la compañía telefónica.

Igualmente se les preguntó sobre lo que ha ocurrido en la Tarifa Megayuser porqué antes la facturación sí era mensual (30 días) y ahora es de 27-28 días máximo. Dicen que la tarifa no se puede cambiar sin autorización del usuario, pero sí reconocen que puede haber cambios en las condiciones de la tarifa. Como pasar de 100 minutos a 60 minutos, de SMS ilimitados a pagar por ellos, o de 3Gb a 7Gb. Todo ello sin el consentimiento del usuario. Lo mismo que ha sucedido con el tiempo de facturación.

En ningún momento Vodafone contempla los 30 días, que es lo que se vende y se contrata al hacerse con un servicio prepago, o mal llamado prepago porque no tiene por qué haber gasto completo, y siempre vence días antes de esos 30 días de servicio. Como se ha manifestado en líneas anteriores, y nos han denunciado los propios usuarios que nos han facilitado los datos, de esta forma Vodafone, por un servicio mensual, obtiene 13 recargas anuales. Un mes más de caja y de beneficios, con fórmulas arteras y, posiblemente, ilegales, que los directivos de la compañía obtienen.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =