La Fuerza de SPANISH MINEX sufre hostigamiento de unidades adversarias. El Puerto de Palma cerrado por minas. El tiempo apremia

La situación en Majoricaland “es inestable” porque los terroristas que desean desestabilizar este punto geográfico simulado en el SPANISH MINEX 18 han desarrollado una campaña de comunicación estratégica “muy efectiva” intentando que la población civil perciba que las fuerzas de la coalición internacional, “más que ayudarles, lo que hacen es entorpecer su vida diaria”. Además, se han encontrado minas que aumentan las evidencias acumulativas de acciones tendentes a desestabilizar el país y que han tenido como consecuencia directa el cierre al tráfico del puerto de Palma. El hecho de recibir también información de inteligencia de que existe una aeronave del Estado que no responde a las instrucciones gubernamentales ha propiciado elevar el grado de alistamiento  de la fuerza, sobre todo en guerra antiaérea. Así justifica el CN Rafael Arcos el zafarrancho de combate ordenado por el buque “baby sitter” ‘Tornado’ para repeler un potencial ataque aéreo a la fuerza, que finalmente no se consumó.

La preocupación del líder del operativo naval aliado “es el estado de control de las armas” porque la coalición no puede caer en la provocación y sobre todo, “no nos podemos permitir una sobre-actuación aliada puesto que traería consecuencias enormes desde el punto de vista de comunicación estratégica, quedando en entredicho la credibilidad de la Alianza, al tiempo que la legitimidad para intervenir también podría quedar comprometida”.

Una vez comprobado el perfecto funcionamiento de todas las redes de comunicación y tal como está establecido, el “Tornado” se alista en toda su plenitud para en un momento determinado “contrarrestar la amenaza y poder defender a la fuerza. Ahora mismo, solamente estamos autorizados para hacer uso de la fuerza en autodefensa”, es decir “podemos responder solo de manera proporcional al posible ataque”, aclara el responsable de SPANISH MINEX 18, que reitera que su trabajo se concentra “en hacer un uso racional y proporcionado de la mínima fuerza, y que permita cumplir la misión asignada”.

Orden de Zafarrancho de combate

Se ordenó ante la existencia contrastada de un contacto aéreo no identificado que se aproxima al contingente y que ha sido informado a todas las unidades que conforman el dispositivo naval. Tal situación propicia que el buque de mando y apoyo “Tornado” decrete la alarma aérea roja y el consiguiente zafarrancho de combate. Esta incidencia forma parte de lo que se llama “el establecimiento y mantenimiento del control del mar” que involucra simultáneamente el medio marino y el espacio aéreo que hay encima de él, comenta el CN Arcos, quien insiste en que la aeronave enemiga “ha intentado provocar una situación límite. Ya lo hicieron ayer, y hoy -por ayer- van a volver a intentarlo”.

La evaluación del CN Arcos es que los grupos insurgentes “están intentando pulsar a la Fuerza Naval internacional forzar una respuesta desproporcionada, tendente a ser utilizada en los medios informativos y de paso, desprestigiar la labor de la Coalición”.

La respuesta del bando aliado al enemigo consistió “en darle avisos en la frecuencia de emergencia aeronáutica para que el avión invirtiera el rumbo. “Respondió a alguno de ellos, no bajó de 800 pies por lo que no se puede considerar un perfil de ataque, he mantenido a mi nivel la autorización del empleo de la fuerza porque no deseo que haya una escalada innecesaria, sobre todo ahora que estamos procurando limpiar de minas los accesos a Palma de Majoricaland. Ahora, la prioridad consiste en abrir los accesos a Palma, que se encuentran cerrados. Por eso las medidas han sido preventivas, demostrando un buen grado de alistamiento y determinación, que también intentaban poner en entredicho las fuerzas oponentes”, asevera el CN Arcos.

En este zafarrancho de combate han intervenido los 12 barcos de la Alianza europea en una labor coordinada de equipo y liderado por el buque-insignia “Tornado” que dispone de armamento capaz y sensores potentes para estas misiones de protección.

El epílogo a esta demostración de adiestramiento y capacidades de los aliados europeos se resume en una sola palabra: Objetivo cumplido, aunque como bien dice el CN Arcos “no podemos bajar la guardia porque seguramente acciones como éstas van a llegar con más intensidad y solo podemos emplear la fuerza en los márgenes estrictamente necesarios y autorizados”.

Mientras tanto, los Cazaminas, continúan su sistemática, y callada labor de búsqueda de minas. Rail tras rail, van barriendo la zona con sus sónares de alta resolución y transmitiendo los datos obtenidos al buque insignia para su evaluación y contraste por el Estado Mayor. Con las acciones de hoy, las fuerzas insurgentes han conseguido parcialmente su objetivo: han retrasado las labores de limpieza de los Cazaminas y han entorpecido su labor. Hay mucho que limpiar, y el tiempo apremia….

Joaquín Oujo, Brigada: “Existe flexibilidad a la hora de integrar las aportaciones de otras fuerzas participantes”

Este veterano Suboficial presta sus servicios en el Servicio de Operaciones del Estado Mayor desplegable de la Fuerza de Medidas Contra Minas. Joaquín recuerda que ya ha participado en diversas ocasiones en este tipo de operaciones durante 11 años y desde hace otros cuatro años permanece en su actual destino que dejará cuando próximamente regrese a Cartagena.

Frente a ejercicios pasados, la principal característica del actual frente a pasadas ediciones “es la flexibilidad existente a la hora de integrar las aportaciones de otras fuerzas participantes”.

Su trabajo en SPANISH MINEX 18 consiste en supervisar a los suboficiales que asisten al Oficial de Servicio y Vigilancia en el Centro de Información y Combate (CIC), que es “el auténtico cerebro del barco”, dice Joaquín. El CIC, añade, requiere de personas con capacidad organizativa ya que a través de los diferentes sensores del barco se recoge toda la información, que es evaluada y trasladada al mando para facilitarle la toma de decisiones.

Marcos Esteban, Marinero: “Este trabajo es interesante porque supone trabajar a nivel OTAN”

El trabajo de Marcos Esteban en SPANISH MINEX 18 consiste en mantener el perfecto funcionamiento de las Comunicaciones y redes  de área local para que el Estado Mayor de FMCM embarcado en el “Tornado” cuente con una excelente infraestructura de mensajería, Internet e Inteligencia. La diferencia de trabajar en tierra o a flote “es bastante notable”. En un buque, la información discurre a través de muchos y complejos equipos que pueden estar afectados por diversas incidencias, cuenta el marinero de la FMCM.

Los casos más comunes presentados diariamente son, entre otros, caídas de red, problemas de red, pérdidas de conexión y pequeños problemas informáticos, comenta Marcos.

Respecto al ejercicio naval,Marcos Esteban lo califica de “muy interesante” porque supone aprender a trabajar a nivel OTAN en este tipo de escenarios de guerra contra minas. “Así puedo aprender bastante porque es un trabajo que me gusta”, señala Marcos, quien actualmente cursa estudios de Ingeniería Informática. “Después veremos lo que hago” en referencia a su posible continuidad en la Armada Española.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × dos =