Fuente: Comunidad de Madrid

Dinero para contratar sanitarios no va a haber. Ya verán de dónde los sacan y cómo los sacan. Dinero para contratar servicios que hacen falta para luchar contra la pandemia tampoco van a gastar. Así lo ha confirmado la Comunidad de Madrid. Eso sí, dinero para dar y regalar a los amigos empresarios hay a sacos. Para eso no les importa endeudar aún más a la Comunidad si hace falta. A los amigos hay que tenerlos contentos y si se llaman Florentino Pérez doblemente contentos. ¿Cómo? Inventándose un hospital de emergencias sobre suelo que era para la Ciudad de la Justicia –que ya costó cerca de 300 millones- aunque no haya necesidad de levantar edificios para eso… y más con la calidad con la que se levantan.

Isabel Díaz Ayuso no hace otra cosa que seguir al pie de la letra lo que siempre observó en la gestión madrileña. Dar obras y servicios a los amigos empresarios que luego hacen donaciones y regalos a los altos cargos de la administración. A uno ya le pillaron (Villar Mir), a otros no y por eso les siguen llenando los bolsillos a costa del esfuerzo laboral de los madrileños. Porque, como todos ustedes sabrán, los ricos no pagan impuestos en Madrid en la misma proporción que lo hacen los empleados. Un paraíso fiscal para ricos, con unos servicios públicos cada vez más deteriorados –da igual que el servicio sea ofrecido por una empresa privada u organismo público-, una deuda que no para de aumentar y un gobierno que pasa el tiempo dedicado a ver pasar las nubes.

Algunas personas dirán que el viudo con gafas es un empresario y por ello siempre sacará algún contrato. Cierto, en el hospital del Toledo –ese que querían desde la Comunidad de Madrid utilizar sin estar finalizado, de hecho ahora se está comenzando el traslado de equipos y personal- ganó una UTE donde estaba una empresa de Pérez. Mediante concurso público y sin añadidos. Como se contó hace unas semanas, el hospital de IFEMA, que no hubo de construir, reportó al señor de Madrid más de 11 millones de euros sin terminar su labor. Le abonaron todo el contrato pese a que el servicio no se cumplió totalmente. Ahora sus empresas vuelven a ser agraciadas por el dedo mágico del PP y le caerán unos cuantos millones más por levantar edificios de pladur y aluminio.

Porque esa es otra, mucho ponerse medallas pero no se sabe si han calculado que tal y como están construyendo las partes nuevas del hospital, que además se quiere perenne, los equipos y el tránsito de personas pueden afectar a la estructura de forma grave. Suerte que el terreno estaba pilotado del anterior intento de construcción de una megaoperación ladrillera, porque el hundimiento podría producirse. Al menos eso es lo que han mostrado en las imágenes que aportan a los medios de comunicación. Y con algo de experiencia en el sector de la construcción permite observar que la fragilidad está ahí. A poco que haya viento igual se caen paredes. O en cuanto llueva habrá que ver si no se producen goteras. Mientras tanto, el señor Pérez hace caja a costa de los madrileños. También acaban rascando los Del Pino (Ferrovial), la misma familia de donde salió el ideólogo de la borjamari borroka, Fernando del Pino. Los sospechosos habituales por así decirlo. La FCC de Carlos Slim, igual por ser amigo de Felipe González, no rasca… en esta ocasión.

Nuevamente la Comunidad de Madrid hace favores a las empresas que son dominantes en su fracción empresarial y con mayor peso específico en la clase dominante. Perimetran a la clase trabajadora y subvencionan a las empresas amigas con obras que son completamente inútiles. Más cuando la propia presidenta madrileña ha admitido que no se contratará personal para ese hospital y que se diezmarán las plantillas de otros hospitales públicos. ¿Para qué? Para acabar derivando a pacientes de esos hospitales a los privados y así llenar los bolsillos de las potentes aseguradoras que los controlan. Otra de las fracciones de la clase dominante que acaban rascando. Mientras tanto venden la construcción como la octava maravilla de la humanidad y todos los medios de comunicación acuden a loar tan magna obra… porque acabarán por recibir su subvención también. Así es como se cierra el círculo de la clase dominante y la extracción de la riqueza a la clase trabajadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here