Compañero Pedro:

Una de las promesas que más ilusionó a la militancia, a la cuál tú debes haber sido elegido nuevamente como representante máximo de nuestro Partido, es que necesitábamos ubicar al Partido en la izquierda, que confirma lo que el sector crítico habíamos mantenido, que el partido había sido desviado hacia posiciones cada vez más alejadas del genuino socialismo.

Ese compromiso sigue vigente y la militancia estaremos luchando para que se lleve a cabo, no solo sobre el papel, que lo soporta todo, sino en la realidad concreta con una política socialista audaz en cuanto seamos capaces de derrotar a las derechas en las próximas elecciones generales y se configure un fuerte gobierno de los trabajadores, que debe ser el objetivo inmediato.

Los estrategas de la burguesía han entendido y la clase trabajadora ha asumido para la lucha,  que está existiendo un peligroso proceso de desigualdad creciente, con radicalización social, que puede producir una ruptura abrupta de la paz social y un  retraso del Estado Español  en la salida de la crisis, lastrado por los dos problemas fundamentales, como son el conflicto territorial de Cataluña y las cuestiones sociales, que las derechas del PP y su socio Cs fueron incapaces de resolver y podrían perder el apoyo social que juntos pensaban que obtendrían.

El derrumbe de los salarios durante años por el pacto social de los sindicatos mayoritarios y su debilidad, está llegando a su fin y el movimiento obrero podría utilizar su desesperación para producir fuertes  convulsiones sociales que complicarían  la situación social que empieza a ser muy delicada, porque sectores diversos están entrando furiosamente en la lucha dada la gravedad de la situación, como son los pensionistas, el feminismo, la cuestión agraria de campesinos empobrecidos por la imposición de precios a la baja de las multinacionales, los jornaleros, los parados, los sectores industriales como el turismo por las condiciones infames de trabajo mal pagado, pese al auge del sector, la construcción que está repuntando débilmente pero de forma especulativa empujada por los fondos buitres en los alquileres e hipotecas,  el sector del automóvil saturado, etc, por lo que la salida de la crisis tendría que ser aplicando y llevando a cabo planes concretos en beneficio de los trabajadores y los pequeños empresarios que están extenuados y atrapados por la banca y las multinacionales, o la recesión podría sufrir una recaída y recrudecerse.

Los bancos y cajas españoles han recibido entre ayudas, facilidades, fondos anti-crisis o cambio de normativa,  decenas de miles de millones de euros: La deuda pública en España en 2008 era de 439.771 millones de euros. En 2017 la Deuda Pública había crecido hasta más de 1.144.000 millones de €, habiendo aumentado en 704.229 millones € que podríamos decir que es la Herencia Global que nos deja el Gobierno Rajoy. Esa deuda pública brutal, producto de las estafas, quiebras, fuga de capitales, mordidas y demás fechorías causada por la corrupción galopante, representa que cada uno de los asalariados afiliados a la Seguridad Social al 31 de diciembre de 2017, que ascendían a 18.460.201 personas, representa una deuda per cápita de 57.200 euros por afiliado, imposible de pagar por los asalariados.

En cuanto a los costos de los rescates, ayudas financieras o como quieran  llamarle con el eufemismo más moderno que utilicen, la realidad es que: “De los 76.410 millones de euros destinados al saneamiento financiero, sólo se han recuperado 4.139 millones (un 5,41% del total), de los que 3.466 corresponden al FROB y 673 al FGDEC, según el Banco de España”(…). (Público.es 18-6-17). Esos recursos salen del bolsillo de los honrados contribuyentes, principalmente trabajadores y empresarios decentes, mientras los banqueros se siguen forrando y según cálculos basados en una noticia: “ Los cinco grandes bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell) registraron un beneficio neto conjunto de 13.128,50% euros durante el ejercicio 2017”. (Eleconomista.es  2-2-18),  una cifra bastante elevada si se tiene en cuenta que los beneficios anuales son solo de las 5 primeras entidades financieras,  pero las ganancias del resto de la banca, española y extranjera, junto a las multinacionales y la economía sumergida componen una sangría que el pueblo ya no puede soportar.

Para cortar esa hemorragia necesitamos cuanto antes un gobierno de los trabajadores que tendría que hacer frente a la crisis económica con un giro a la izquierda presentando un plan de choque de profundas inversiones para luchar contra el paro, obteniendo los recursos financieros de la nacionalización de la Banca y de los grandes monopolios que junto con los latifundios, deben ser nacionalizados igualmente y colocados a plena producción bajo el control y la gestión democráticos de la clase trabajadora, con indemnización solamente en casos de necesidad comprobada, realizando una profunda reforma fiscal para recuperar el dinero robado por las tramas de corrupción, las estafas y las mordidas, atacando tanto a los corruptores como a los corruptos.

Para llevar esto a cabo necesitamos la Unidad de las Izquierdas para derrotar a las derechas y dotarnos de un Gobierno Obrero, que  tiene que basarse en un Proyecto social que sea asumido por toda la izquierda. Romper con las Derechas y pedir el apoyo activo del movimiento obrero, llamando a todos los sindicatos de clase, encabezados por CCOO y UGT para llegar a un acuerdo global que implique a los comités de empresa, las secciones sindicales, los trabajadores de base, las asociaciones de vecinos, los ecologistas y demás partidos y fuerzas cívico-sociales restableciendo el control democrático de abajo hacia arriba, con elección y revocabilidad de todos los cargos de las empresas y del Estado, ayudando a los trabajadores a que avancen hacia la autogestión y pongan en funcionamiento todas las empresas cerradas o que estén amenazadas de cierre, prestándoles ayuda financiera y técnica por parte del Estado.

Esa es la mejor manera de romper el poder económico de las cien familias de multimillonarios burgueses,  de super-capitalistas y archimillonarios, que son los responsables de la crisis y así poder poner las bases para llevar a cabo la planificación científica de los recursos productivos haciendo que el PIB crezca entre el 5 % y el 7% en los próximos años y nos encamine hacia una sociedad mejor, más solidaria y en libertad que avance resueltamente hacia la igualdad.

Si no se hace eso, cualquier gobierno que salga seguirá a merced de los banqueros y capitalistas que les marcarán la pauta y lo utilizarán para seguir obteniendo beneficios para la ínfima minoría de las 100 familias archimillonarias, y si ganamos las izquierdas, nos veremos sometidos a los ataques furibundos de las derechas y sus secuaces del PP y C’s, que tienen preparada y comprometida la  aplicación de una nueva contra-reforma laboral que representará una nueva ofensiva contra la clase obrera.

Eso representaría un nuevo fracaso al igual que lo han sido las políticas de los gobiernos socialdemócratas que han cedido a las presiones del capital en todos los países donde se han hundido por su incapacidad de hacer reformas sociales profundas que beneficien a la clase trabajadora y a los pobres.

La política defendida anteriormente por el ala socio-liberal dominante en el Partido, en los gobierno del PSOE, que vino arrastrando  al sector socialdemócrata en su deriva hacia el centro-derecha, es una receta acabada para prolongar la crisis y retrasar la recuperación económica al abandonar los principios fundamentales del socialismo, que debe basarse en el sector público como palanca de la economía, para resolver con eficacia las necesidades sociales de los sectores menos favorecidos que son la clase trabajadora y las capas medias.

Vemos necesario y posible que el próximo Gobierno podría ser de izquierdas, encabezado por el PSOE, pero quizás tendrá que contar con las demás fuerzas políticas, sociales y con la participación activa de los sindicatos, porque un gobierno favorable a los trabajadores, continuará sometido al cerco mediático y a las presiones de los poderosos. Un Gobierno que muestre debilidad, ceda a presiones y se acobarde, podría costarle  quedarse en medio del camino entre una política de derechas, como les exige el capital y una verdadera política de izquierdas como les exige la clase trabajadora, lo cual sería seguir el camino de Francia, cuando François Hollande se sometió al capitalismo y fracasó porque el pueblo indignado con su política pusilánime y la división, no le refrendó su confianza, ganando Macron que venía del ala derecha del  PSF y ahora se ha vendido  ya claramente al capitalismo.

El error de las direcciones socialdemócratas de seguir confiando en que la “libre empresa”, (que es como decir el capitalismo degenerado, mafioso y corrupto, que ha colapsado sumiendo al planeta en esta profunda recesión que dura ya  más de 10 años), sea capaz de actuar como motor del cambio social y por sí mismo modifique el modelo productivo como se está queriendo hacer creer, nos podría llevar a la catástrofe, dado que es el mismo modelo de capitalismo que está empezando a cebar la bomba de la próxima burbuja, que podría estallar con más virulencia que la anterior para el año 2020 o 2021 según algunas escuelas económicas.

Si la clase trabajadora con unas direcciones de izquierdas fuertes y unidas no nos enfrentamos con audacia contra los intereses del capital, contra su aparente poderío, sus privilegios, corrupciones y especulación, la política que se aplique estará condenada al fracaso y será estéril para la clase trabajadora, si se sigue anteponiendo el interés del capitalista a los del pueblo trabajador.

Los capitalistas y financieros siempre preparan un plan para boicotear y hundir a cualquier Gobierno de los trabajadores y van a apoyar a las derechas con todas sus fuerzas. Ante la situación dramática e insostenible  de desigualdad que padecen las masas y ante el año electoral que se avecina, sería un error mantener una política confusa para los votantes, si no se detalla el programa con claridad y las posibles coaliciones con las izquierdas si es cierto que queremos cumplir las promesas de la campaña “Somos la Izquierda”, donde se explicaba en los folletos de la anterior campaña,  “Vota Sí, un SI por el Cambio”.  Aquellos compromisos para el Cambio que motivó, movilizó e hizo que la militancia de base confiara en ti y derrotásemos juntos a la burocracia de las baronías que te quería fuera del partido.

Desde entonces, la militancia en el seno del Partido y en la actualidad, la ilusión que has creado como Presidente de Gobierno interino, existe una mayoría de la población, que sigue y continuará reclamando el cumplimiento de esos compromisos que eran entre otros:

Un SI a un empleo de calidad y con derechos. (Sí a aprobar un plan de choque para dar empleo urgente a los parados de larga duración mayores de 45 años, mujeres y jóvenes, subida inmediata del salario mínimo un 4 %, Sí a derogar la reforma laboral y un nuevo Estatuto de los Trabajadores, etc.).

Un SI a erradicar la pobreza y SI al rescate ciudadano. (Sí a aprobar un Ingreso Mínimo Vital para los hogares sin ingresos. Acabar con la pobreza infantil, si a una garantía de acceso a luz y agua para acabar con la pobreza energética, Sí a un subsidio de desempleo para mayores de 45 años con cargas familiares y a los mayores de 52 años hasta su jubilación.

Un Sí a una reforma fiscal justa y progresiva y Sí a los autónomos. (Sí a la lucha contra el fraude fiscal… Sí a un mayor esfuerzo a las grandes empresas y a las rentas más altas. Sí a bajar el IVA cultural. Sí a acercar las cotizaciones a la Seguridad Social de los autónomos a sus ingresos reales y Sí a poner fin a la figura de los falsos autónomos garantizando sus derechos laborales y sociales.

Sí a modernizar la economía: (Sí a duplicar la inversión en I+D+i hasta el 2,5 % de los presupuestos. Si a cambiar el modelo productivo… Sí a que el ICO actúe como Banca Pública para impulsar la modernización de la economía. Sí a la apuesta por una economía verde y circular. Sí al impulso de la transición ecológica.

Sí a la igualdad y Sí a la lucha contra la violencia de género.(Sí al permiso de paternidad de 4 semanas, obligatorias e intransferibles. Sí a la Ley de Igualdad Salarial entre mujeres y hombres. Sí a establecer un plan de racionalización de horarios de trabajo. Sí a reconocer a las madres dos años de cotización adicional a la Seguridad Social por cada hijo. Sí a un pacto de Estado contra la violencia de género en el que se recupere el presupuesto destinando a prevención y la atención de las víctimas.

Sí a la Educación y el Conocimiento. (Pacto de Estado que garantice la igualdad de oportunidades desde la educación pública, universal y gratuita. Sí a ampliar el derecho a Educación Pùblica desde 0 a 18 años. Sí a becas con derechos no recortables y congelar tasas universitarias.

Sí a garantizar pensiones públicas y su poder adquisitivo. (Sí a garantizar la financiación del sistema de pensiones destinando impuestos para ello. Sí a una política responsable en exenciones y bonificaciones sociales que afectan a la sostenibilidad de las pensiones. Sí a la subida de pensiones conforme lo haga el IPC. Sí a recuperar el Pacto de Toledo y Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Sí a empleos y salarios dignos para aumentar ingresos de Seguridad Social.

Sí a un Estado de Bienestar que proteja a todas y todos por igual.  (Sí a garantizar la universalidad y calidad de Sanidad Pública y reducir listas de espera. Sí a recuperar la cobertura sanitaria para inmigrantes y españoles que se ausenten e meses de España. Sí a derogar el copago farmacéutico para los pensionistas. Sí al cumplimiento de la Ley de Dependencia, dotando recursos para los 300.000 dependientes sin prestaciones.

Sí a regenerar la democracia y Sí a la reforma de la Constitución. (Sí a reconocer la diversidad de España en un modelo FEDERAL… Sí a la modificación del artículo 135 de la Constitución… Sí a la limitación de mandatos de los Presidentes del Gobierno… Sí a un sistema no partidista de designación de los órganos del Estado. Sí a leyes que obliguen a los partidos a la transparencia y a las Primarias. Sí a las listas abiertas.

Sí a una Unión Europea Social y de Valores.  (Sí a una nueva senda de cumplimiento de los objetivos de déficit para evitar los nuevos recortes. Sí a cambiar la política de refugiados de la U.E. y que España sea un país de acogida. Sí a liderar la lucha contra el terrorismo y la inseguridad internacional.

Entre todos esos SÍES,  compañero Pedro, muy positivos  que requerirán también una profunda reforma fiscal para recaudar fondos si quieres que se cumplan tus promesas, que quizás requiera un estudio y explicación más profundos, vemos unos cuantos NOES que también es conveniente recordar, como por ejemplo:

NO a las amnistías fiscales.

NO a los referéndum para la independencia que dividen y separan.

NO a los recortes estándares sociales, medioambientales y de salud    pública, en los TTIP.

No es NO a las derechas.

Sobre todo, este último NO que tanto ilusionó a la militancia y fue una de las causas de tu triunfo en las primarias, que se está diluyendo si no se cumplen las promesas. Además de todos esos compromisos adquiridos, compañero Pedro,  solo se podrían llevar a cabo con un gobierno mayoritario y sobre todo con recursos financieros suficientes que es necesario explicar con claridad de dónde van a salir. Tendrán que salir del bolsillo de la burguesía o de los trabajadores. Existen otros compromisos más recientes después de haber recibido el apoyo del Parlamento para hacer triunfar la Moción de Censura que derrotó a Rajoy y que te elevó a la Presidencia del Gobierno que no se han podido llevar a cabo todavía, por lo que se hace imprescindible continuar el giro a la izquierda prometido para ganar las próximas elecciones y consolidar una mayoría de izquierdas.

Para conquistar y llevar a cabo todas esas propuestas progresistas que has venido planteando en las campañas anteriores y hora, es muy necesario unirnos todas las izquierdas en una movilización general contra el modelo “liberal corrupto” comprometiendo a los sindicatos, a los campesinos pobres, a los jornaleros, a los ecologistas, a los sectores de la economía social, a las cooperativas, a las Pymes y a la clase obrera que tiene que ser la vanguardia, para luchar conjuntamente por un mundo mejor.

Si no actuamos seriamente, el paro se continuará disparando y el malestar social aumentará espoleado por la verborrea hipócrita del PP que te ha advertido desde la primera reunión, que será “tremendamente exigente con el PSOE y muy vigilante” y en un tono agresivo, el nuevo Presidente Casado de esa derecha extrema que mira hacia la reacción,  declaró: “No cabe ni el apaciguamiento ni la confianza frente a los que quieren romper la unidad de España” y afirmó que el PP tendrá una posición “firme y sin complejos”. Y si el PSOE no está “a la altura nos tendrá enfrente”, sentenció. Esas palabras hacen ver a cualquiera que el PP continuará utilizando la demagogia, incluso haciendo alardes de que defenderán a los trabajadores y a los empresarios mejor que un Gobierno de Izquierdas, como descaradamente se atrevió a declarar. Está claro que la burguesía los financiará sin tapujos y no les importará poner los huevos en los dos cestos, o se decantará y aportarán por sus nuevos cachorros que están representados por C´S, utilizando todas sus artimañas propagandísticas para fomentar la división entre las organizaciones de los trabajadores, atacando con su enorme aparato de propaganda.

Un gobierno de los trabajadores que no esté decidido a girar hacia la izquierda y aplicar un plan de choque contra el paro que incentive la producción,  poniendo a todo el mundo a trabajar y repartiendo con justicia el fruto del trabajo, se vería obligado a actuar en beneficio de la burguesía y no al servicio de la clase obrera a la que se debe.

Es posible un nuevo Gobierno de los trabajadores, que podría estar encabezado por el PSOE. En la subida de las encuestas del CIS  ha sobrepasado al  PP que pasa a la tercera posición tras su adversario C’s. Eso  augura unos buenos resultados, si se sigue manteniendo la lucha social.  Mediante una alianza o con el apoyo puntual de Unidos Podemos, si la tendencia de voto continúa, sería posible un Gobierno favorable a la clase trabajadora. Pero debemos recordar permanentemente al abuelo Pablo Iglesias, cuando explicaba aquello de: “En momentos clave hay que optar: O con los unos o con los otros. O con la clase trabajadora o con la burguesía. No se pueden servir a dos amos a la vez”.  Es decir o claudicar ante las presiones de los capitalistas, banqueros, el clero y el PP y sus aliados C´s, abandonando cualquier idea de socialismo que es igual que dejarle el paso libre sin luchar a los reaccionarios, que vienen dispuestos a atacar el nivel de vida de las masas para restaurar la tasa de ganancias del capital a costa de cargar la crisis sobre las espaldas de los trabajadores, o basarse en el enorme potencial de fuerza que tiene la clase trabajadora, convenciéndola para defender un plan socialista entre todas las organizaciones sociales, con el concurso de los sindicatos y partidos de izquierdas, para romper con la derecha y su sistema corrupto y degenerado que solo está siendo eficaz para un puñado de parásitos de archimillonarios y que son un estorbo para llevar a cabo la transformación socialista de la sociedad, a la que aspira la clase trabajadora y por la que seguimos luchando.

Muchos trabajadores, afiliados o no, saludan el cambio con esperanza y no les podemos defraudar. Han confiado en ti, compañero Pedro, como representante de la militancia y como defensor de los Derechos Sociales y espero que tengas un espacio de tiempo para leer algunas de las misivas que desde las bases te remitimos y no pierdas el contacto con la ciudadanía, pues algunos aunque con un apoyo crítico, como nuestra corriente, seguimos apostando y defendiendo el socialismo genuino  con las raíces obreras que nos legaron los fundadores del PSOE, UGT y JJSS.

Sin más por el momento, recibe nuestros fraternales saludos a la vez que te deseamos aciertos en tus decisiones y asimismo  hagas extensivos a la C.E. al Comité Federal y al resto de la militancia.

Quedamos tuyo y de la causa socialista.

Coordinadora Provincial.

Izquierda Socialista de Málaga-PSOE-A

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 1 =