La carta es respuesta a otra enviada por Elke König, el día 2 de junio, viernes. Saracho acusa recibo. Desde la carta que le envió aquélla el día 24 de mayo, Emilio Saracho dice que el equipo del Popular y sus asesores han estado cooperando con la JUR y especialmente con Deloitte. Hay que recordar que en las actas de uno de los Consejos del mes de mayo, Saracho indicó que la carta de König había que entenderla en el contexto de una operación que no se había producido nunca y que era «normal: tuvo la desfachatez de decir que se trataba de una medida cautelar.

En el mismo contexto manifestó también que esperaba no tener que pedir nunca la línea de liquidez de emergencia, aunque sabía que sus declaraciones en el mes de abril y sus filtraciones a los medios en mayo habían provocado salidas de depósitos fortísimas, superiores a los 10.000 millones de euros.

Las declaraciones y filtraciones de Saracho en abril y mayo provocaron salidas de depósitos superiores a 10.000 millones de euros

Estas dos manifestaciones ocultaban la verdadera intencionalidad del Plan Noya y de la «cuarta línea de defensa» que había montado Saracho con los abogados Uría y Menéndez, y que empezó a preparar antes de su toma de posesión, según consta en las facturas emitidas por Uría y Menéndez y que indican que tal encargo se produce el 17 de febrero, cuando Saracho opera como presidente de hecho y no de derecho. Ese Plan Noya y la “cuarta línea de defensa” no era ni más ni menos que el proyecto de Emilio Saracho de llevar el banco a una resolución.

Según se ha podido verificar en la documentación entregada por el BCE y de la que se ha levantado el secreto del sumario, el tres de marzo de 2.017 Saracho acudió a Fráncfort para decir que el Banco Popular tenía tres posibles soluciones: su venta, una ampliación de capital o… su resolución –es decir, anticipa una resolución fatal de un banco solvente y con liquidez-. Esto es premeditación y demuestra que Saracho sabe lo que hace desde el principio.

Saracho anticipó al BCE la resolución de un banco solvente y con liquidez en el mes de marzo de 2.017

Sigamos con la traducción de lo más relevante de la carta a König. En la comunicación dice que, en su conversación con un directivo de la JUR, Dominique Laboureix, hubo un asunto que levantó su preocupación (la de Saracho) y que quería compartirlo con König. Se trata de su preocupación por la realización por la JUR del llamado ejercicio de marketing en el contexto de una resolución. La JUR quería desarrollar tal ejercicio para que hubiese ofertas competitivas sobre la de base de preservar un terreno de juego equilibrado para todos los posibles interesados, considerando, en lo posible, a los bancos que estaban implicados en ese momento y explorando una compra en un entorno «privado».

En ese momento, probablemente interesado en que no se diese un resultado diferente al obtenido finalmente, Saracho afirma que le preocupa que ese ejercicio de marketing pueda ser asociado con el Banco Popular y la JUR, causando un significativo riesgo de precipitar consecuencias negativas para el negocio de Banco Popular, abortando todas las posibilidades de una transacción privada que continuaba intentando.

En el juego del disimulo añade que tal ejercicio de marketing, tratando de atraer interesados, podría, por el contrario, disparar una situación que llevase a la resolución del Banco y pondría en riesgo que el propio proceso de resolución fuese ordenado y económicamente eficiente. Concluye, dentro de su línea de asustar que tan buenos réditos le dio en su carrera de banquero de inversión: «I truly believe that such a marketing exercise would not be advisable», o lo que es lo mismo «Creo sinceramente que tal ejercicio de marketing no es recomendable». Eso lo decía el 4 de junio y, además, pretendía hacer creer que las cosas estaban bajo control. Sólo sobre la base de que ya había decidido entregar el Popular al Santander puede entenderse tal ejercicio disuasorio el día 4 y declarar la inviabilidad del Banco por liquidez el día 6.

Añadió, para ser más convincente: «Adicionalmente al riesgo que llevaría consigo la prospección del mercado, no esperaría ningún resultado de esa prospección en el sentido de identificar candidatos realmente interesados capaces de competir con los que actualmente están implicados en las discusiones con nosotros». Añade, finalmente, que su opinión se refuerza por el informe que le adjunta de Lazard en el que especifica que no habrá otros candidatos que los españoles con los que contactaron.

Sólo sobre la base de que ya había decidido entregar el Popular al Santander puede entenderse tal ejercicio disuasorio el día 4 y declarar la inviabilidad del Banco por liquidez el día 6 de junio

Más que advertir del riesgo de una operación de marketing con un previo sondeo que garantizase la existencia de un mayor número de partícipes en el proceso, Saracho le está previniendo absolutamente de hacerlo, cuando ya ha decidido declarar la inviabilidad del Banco por un problema de liquidez, con la connivencia del Gobierno del PP, dos días después.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 15 =