La tan denostada por Emilio Saracho Secretaría General Técnica del Banco Popular emitió un informe en el que se podía comprobar los niveles de liquidez de la entidad, un dato que es revelador para entender la evolución del banco. Las fechas son importantes por mucho que se quiera darle la vuelta con tecnicismos bancarios o culpando a la normativa europea de lo ocurrido en el Popular.

En esos datos, el colchón clave para afrontar situaciones de emergencia se había desplomado un 75% desde el día primero de abril. En esa fecha el Popular contaba con 10.640 millones de euros, un nivel en línea con el habitual desde la llegada de Saracho o, incluso, al mes de enero, cuando aún Ron ostentaba la presidencia.

El día 10 de abril se produjo la Junta de Accionistas en la que Saracho advirtió de que la entidad necesitaba o una operación corporativa de venta o una ampliación de capital para recuperarse, hecho que, por mucho que el ex presidente haya afirmado en el Congreso de los Diputados que volvería a repetir su discurso, provocó, precisamente una fuga de depósitos que se tradujo en 10.000 millones menos entre el 1 de abril y el 27 de mayo, cifra que se superó con creces en los días previos a la resolución.

Las estrategias de Saracho provocaron una importante caída de la acción que se tradujo en la generación del pánico entre los clientes, los accionistas y los depositantes del Popular, lo que degeneró en la fuga masiva de fondos superiores a los 18.000 millones de euros en los últimos días.

Como bien afirmó la JUR en su informe sobre la resolución del Popular, la causa de la inviabilidad no venía de una falta de solvencia sino de una grave crisis de liquidez provocada en el segundo trimestre de 2.017, es decir, bajo la total responsabilidad de Emilio Saracho.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − uno =