La situación que vive el Ayuntamiento de Valdemoro, a causa de gobiernos anteriores bien es cierto, se torna cada día más peliaguda. La deuda sigue aumentando y desde el consistorio se muestran incapaces de dar solución desde hace dos años. 130 millones de euros de deuda existían al comienzo de la legislatura y Guillermo Gross poco ha avanzado para dotar al Ayuntamiento de cierta estabilidad financiera como denuncian desde la oposición.

Pese a lo que comentan desde Ciudadanos, tanto a nivel local como regional, lo cierto es que la deuda ha aumentado en más de 9 millones de euros desde que la formación naranja se hizo cargo de la dirección municipal. Una trampa que sostienen desde Ciudadanos porque obvian la deuda comercial y tan sólo cuantifican la deuda financiera, es decir, la que mantienen con los bancos por operaciones de crédito y préstamo para el pago de proveedores.

El origen causante de esta complicada situación, se ciñe a la ausencia de voluntad de llegar a acuerdos de algún tipo por parte del Alcalde Gross. Esto ha producido que ni siquiera hayan presentado para su aprobación unos presupuestos, estando vigentes en la actualidad los prorrogados desde el año 2.014, y que fueron aprobados en la anterior legislatura por el Partido Popular. Una situación que hace temer a los propios funcionarios municipales por sus puestos de trabajo y sus sueldos como han explicado a Diario 16 Mediterráneo.

Así, en los últimos meses, Ciudadanos llevó a Pleno hasta en dos ocasiones la ampliación del periodo de carencia ante la obligación de empezar a pagar el principal de la deuda, intentando trasladar de este modo el pago a la siguiente legislatura, obteniendo un balón de oxígeno para no tomar ninguna medida estructural. Y lo que es aún peor, haciendo crecer los intereses a pagar por el Consistorio y por lo tanto aumentando dicha deuda, por lo que todos los grupos de la oposición (PP, PSOE, IUCM, Ganemos Ahora Valdemoro y Proyecto TUD) rechazaron de plano dicha medida.

Tras ello, Ciudadanos propuso acoger al Ayuntamiento de Valdemoro a la refinanciación de la anualidad, aprovechando la opción que en este sentido ofrecía el Gobierno central, como ya se explicó en estas páginas. Una medida que, a ojos del PP no era la más idónea, podría haber permitido un cierto respiro a las arcas municipales a través de la aprobación de un Plan de Equilibrio Financiero, y que tampoco consiguió ser aprobada tras contar con el rechazo de todas las fuerzas políticas de la oposición, salvo el Partido Popular, que en esta ocasión apostó por apoyar esta medida que con anterioridad había sido negada por el propio equipo de gobierno municipal.

Desde el grupo municipal de Izquierda Unida, su portavoz Raúl González es contundente: “la deuda municipal ha podido aumentar en torno a los 8.000.000 de euros gracias a la pésima gestión y opacidad del Gobierno de Ciudadanos de Guillermo Gross en estos dos últimos años, y calculamos que la deuda global se encuentra en la actualidad alrededor de los 140.000.000 de euros entre deuda financiera, deuda con proveedores y con otros entes públicos, una cifra bastante alejada de los 128.000.000 de euros, que según Ciudadanos, es la pendiente de pago”. Es más recuerda el portavoz de IU que de nada han acabado sirviendo los ajustes aprobados salvo para quitar servicios públicos fundamentales para la ciudadanía.

Ahora, el Ayuntamiento de Valdemoro debe hacer frente al pago de más de 1.800.000 euros para saldar parte del principal de la deuda financiera contraída sin tener partida presupuestaria para ello, dado que el presupuesto prorrogado desde el año 2014 no contemplaba dichos abonos, al no tener que ser afrontados en dicho ejercicio económico, sino en el que se encuentran actualmente. De este modo, el alcalde intentó de manera fallida, incluir en el próximo pleno ordinario una transferencia de crédito entre diversas partidas por el importe enunciado con anterioridad, evitando eliminar capítulos de dinero público para cuestiones relacionadas con la publicidad, propaganda, revistas, protocolo y festejos.

Una propuesta que además, obviaba información tan necesaria para el resto de los concejales que componen la corporación municipal como las partidas de carácter secundario que podrían no afectar a servicios esenciales, o la propia ejecución presupuestaria más reciente. Por lo que nuevamente la oposición, sin entender realmente la premura de estas modificaciones que deben ser acometidas, en principio, con vistas a siete meses, y en base a la incertidumbre que sobrevuela el Ayuntamiento de Valdemoro ante una inminente moción de censura de la izquierda avalada por Proyecto TUD, presentaron una propuesta alternativa en este sentido, descuadrando por completo la posición de un alcalde que finalmente decidió dejar el punto sobre la mesa y no presentarlo por el momento al Pleno municipal.

Para David Conde, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valdemoro, “una vez más, la falta de transparencia y el aislamiento del Alcalde y su equipo de gobierno, conducen al municipio a una situación de extrema dificultad. Un nuevo ejemplo del desgobierno de la formación naranja más centrado en el dispendio publicitario y arrogante de Gross y Aguado, que en encontrar soluciones factibles para la difícil situación que atraviesa el Ayuntamiento de Valdemoro y por lo tanto sus vecinos”. Por último, ha recalcado Conde, “Ciudadanos parece estar empeñado en tomar decisiones que acaben por entregar el gobierno de Valdemoro a la izquierda representada en el pleno por PSOE, IU-CM, Ganemos y Proyecto TUD”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + diecinueve =