Foto: Giro d'Italia

Los grupos de la sociedad civil palestina han acusado al Giro de Italia de encubrir los crímenes de guerra de Israel en Gaza y la represión de la policía secreta contra las protestas.

Mientras el Giro se puso en marcha en Jerusalén el pasado viernes, las fuerzas israelíes estaban implementando una política de disparar a matar o mutilar, disparando gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes palestinos en Gaza, hiriendo a cientos, 83 de ellos con munición real. Miles de personas han resultado heridas desde el 30 de marzo, muchas han quedado mutiladas, incluido el ciclista de 21 años Alaa al-Daly, cuya pierna tuvo que ser amputada por las heridas provocadas por los disparos de francotiradores israelíes, lo que puso fin a su carrera como ciclista.

En otros lugares, la policía secreta de Israel estaba ocupada oprimiendo y amenazando a los palestinos que protestaban contra el Giro en la ocupada Cisjordania palestina y dentro del actual Israel, a pesar de las garantías del director de carrera Mauro Vegni de que no se frenarían las protestas.

La policía secreta israelí realizó amenazas telefónicas a activistas palestinos en Galilea. Un activista que recibió una llamada telefónica dio el siguiente testimonio: «Intentaron presionarnos por todos los medios para evitar la protesta, pero nuestra respuesta fue clara. Estamos planificando actividades legales de protesta pacífica y no necesitamos ningún permiso de la policía para realizarlas. No pediremos [ningún permiso] mientras no nos exija la ley para hacerlo. Les dije: ‘No son socios en nuestra toma de decisiones, y no estamos trabajando con usted para decirle lo que decidimos. Tus amenazas directas o indirectas no funcionarán’».

La policía israelí ha cerrado ciudades palestinas a lo largo de la ruta de la segunda etapa del Giro durante seis horas completas, según un comunicado del Comité Popular de Tamra, una organización de base comunitaria de la ciudad palestina en el norte de Israel. Las ciudades judías en la misma área estuvieron cerradas por poco más de dos horas, destacando la discriminación racial de Israel contra los ciudadanos palestinos y lo que los expertos de la ONU han descrito como su sistema de apartheid.

El Comité Popular de Tamra condenó el blanqueo deportivo de la opresión de Israel a los palestinos con el Giro y afirmó su derecho a la protesta pacífica. La segunda etapa discurrió a través de decenas de pueblos palestinos destruidos y lugares que han sufrido la limpieza étnica por milicias sionistas y por el ejército israelí durante la Nakba de 1948.

Un lema clave planteado por los refugiados palestinos que protestan contra el Giro es: “No traspasen nuestra tierra robada”.

En Cisjordania, un grupo de ciclistas palestinos organizó un paseo en la protesta pacífica de la ciudad de Ramala a Qalandia. Las fuerzas israelíes, fuertemente armadas, detuvieron a uno de los líderes del equipo de ciclismo Palestina bajo la acusación de «entrada ilegal», a pesar de que el evento tuvo lugar en tierras palestinas ocupadas.

El día anterior al inicio de la carrera, el director de Giro, Vegni, afirmó que no se impondrían restricciones a nadie y que «con respecto a la libertad de expresión absoluta, si alguien quiere protestar, lo hará». Sharaf Qutaifan de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel dijo:

“Afirmar que de alguna manera la máquina de opresión bien engrasada de Israel no se pondría en marcha contra los palestinos que protestan pacíficamente contra el Giro muestra hasta qué punto los organizadores de la carrera se dedicarán a lavar el historial israelí de violaciones violentas de los derechos humanos. ¡El soborno de Israel de 10 millones de euros está comprando la complicidad consciente de Giro en más de un nivel! ¿Ha leído Vegni sobre las docenas de palestinos muertos y miles de heridos, muchos de por vida, por las fuerzas de ocupación israelíes en Gaza en las últimas semanas? ¿Realmente creía que las fuerzas israelíes no tomarían medidas enérgicas contra los palestinos que protestan pacíficamente por la carrera? Desde que se anunció el inicio de la carrera en Israel, el Giro ha hecho una declaración deshonesta tras otra. Desde presentar falsamente la Ciudad Vieja de la Jerusalén Este ocupada como parte de Israel, hasta afirmar que la carrera serviría para “unir”, para mantener que la carrera no tiene nada que ver con la política. El Giro ha demostrado que los millones de euros de Israel, el dinero del silencio, estaba bien gastado. A medida que la carrera continúa, en Israel y en Italia, junto con los partidarios de nuestros derechos humanos, continuaremos enfocando la atención en la negación de Israel de los derechos palestinos y para construir nuestra resistencia no violenta en pos de la libertad, la justicia y la igualdad».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + siete =