La ignominia de Donald Trump ya ha cruzado demasiadas líneas rojas. En medio del combate que mantiene el presidente de los Estados Unidos con el Congreso para lograr cinco mil millones de dólares para financiar la construcción del muro de la frontera sur, Trump ha pretendido politizar la muerte de dos niños migrantes que estaban bajo custodia del Departamento de Seguridad Nacional.

A través de su canal de comunicación favorita, Twitter, Trump afirmó, en primer lugar, que los dos niños ya estaban enfermos aunque el asunto aún está bajo investigación por parte de las autoridades federales. En segundo término, el presidente culpó al Partido Demócrata de las muertes por sus «patéticas políticas de inmigración», olvidándose de que fueron los republicanos los que han vuelto a legislar para reducir la capacidad de los migrantes para entrar legalmente en el país. Por supuesto, Trump no mostró ningún tipo de empatía con las familias de los niños ni asumió responsabilidad alguna.

Estos tuits de Trump se produjeron en medio del enfrentamiento con los demócratas por un proyecto de ley de financiación que venció hace días, lo que obligó a un cierre parcial del gobierno. El presidente se ha negado a aceptar un proyecto de ley que no incluya al menos dos mil quinientos millones de dólares para el muro fronterizo, pero los demócratas han dicho que no superarán los mil trescientos millones para las disposiciones de seguridad fronteriza que, por supuesto, no incluyen un muro.

La muerte de los dos niños migrantes ha provocado indignación entre los demócratas y los grupos de derechos de los inmigrantes. Las investigaciones sobre los incidentes están en curso, y la causa oficial de muerte en ambos casos no ha sido anunciada, por más que Trump dijera en sus tuits que ya estaban enfermos.

A la niña y su padre no se les proporcionó agua cuando estuvieron recluidos durante ocho horas en una estación fronteriza en Nuevo México, según afirmó el abogado de la familia, y la niña comenzó a vomitar durante un viaje en autobús de 90 minutos. Su condición se deterioró rápidamente y murió de deshidratación y conmoción, dijeron las autoridades.

El niño muerto y su padre fueron retenidos en una instalación en Alamogordo, Nuevo México, en la víspera de Navidad, tras ser trasladados durante varios días de una instalación de la Patrulla Fronteriza a otra. Esperaban que el gobierno de los Estados Unidos estuviera a punto de liberarlos para esperar una audiencia de deportación, tal como lo habían prometido los contrabandistas. En cambio, el niño vomitó y tuvo fiebre. Murió en un hospital de Nuevo México.

Trump afirmó en sus tuits que los demócratas apoyan las políticas que «permiten a las personas hacer el largo viaje pensando que pueden ingresar ilegalmente a nuestro país. Ellos no pueden ¡Si tuviéramos un muro, ni siquiera lo intentarían!».

La ley de los Estados Unidos permite a los migrantes buscar protecciones de asilo y, en la mayoría de los casos, obtener el derecho a una audiencia ante un juez de inmigración. El sistema judicial de inmigración tiene largos retrasos, y los migrantes a menudo son liberados en el país para esperar sus audiencias. La administración de Trump tiene muchas ganas de cerrar lo que llaman «lagunas legales», detener a los inmigrantes por más tiempo y acelerar las deportaciones. Los demócratas, por su parte, han afirmado que cualquier cambio de este tipo debería ser parte de una revisión más exhaustiva de las leyes de inmigración y se han opuesto a revertir los derechos para los migrantes

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + Diez =