Tal y como ha publicado Diario16 en la revista mensual y en la edición digital, el 3 de abril de 2.017 salió a la luz una resolución judicial del Tribunal Federal suizo que consideraba que el Tribunal de Apelación de Ginebra debió encausar por estafa a Manuel Echeverría Falla, consejero delegado de la gestora suiza del Santander, Optimal Investment Services por la colocación de 3.000 millones de euros de clientes del Santander en la megaestafa piramidal de Bernard L. Madoff Investment Securities LLC (BMIS).

Manuel Echeverría trabajó durante 18 años para el Santander en Suiza siendo el responsable de la cartera de valores de la gestora de fondos Optimal a través de la cual se colocaron 3.000 millones de dólares de clientes del Santander, pero también se colocaron, al menos, entre 150 y 400 millones más (entre Lux Invest Fund, con 419 millones de dólares, y Landmark Investment Fund, con 129 millones de dólares) a través de la boutique de banca privada de Guillermo Morenés y Javier Botín, esposo y hermano respectivamente de Ana Patricia Botín.

La relación de los Botín con Echeverría, el implicado en las acciones penales de Franck Berlamont (Berlamont) ante los tribunales suizos y acusado por el fiscal suizo, Marc Tappolet (Tappolet), parece quedar evidenciada con los documentos y elementos probatorios obrantes en la causa suiza, cuya instrucción duró cinco años y cuenta con declaraciones del difunto Emilio Botín, correos electrónicos de Echeverría a Ana Patricia Botín y otro material probatorio. Todas estas pruebas indicarían que el consejero delegado de Optimal, que se puede enfrentar a una acusación por fraude o estafa en los tribunales de Ginebra en las próximas semanas, era el lugarteniente de confianza de la familia Botín que desempeñó un poderoso rol conectando al Santander y a los Botín con Bernie Madoff.

La declaración de Bernard L. Madoff en la cárcel de agosto de 2012 no deja ningún lugar a dudas sobre sus reuniones con Ana Patricia Botín y su marido Guillermo Morenés en la planta 19 del Lipstick Building de Manhattan Nueva. Estos encuentros fueron concertados por Echeverría.

Son notorias las manifestaciones de directivos de Optimal cercanos a Echeverría que demuestran que éste hablaba regularmente con Madoff por teléfono, al menos una vez al mes, y que se reunía con él, al menos, cuatro veces al año. El magnate americano reconoció en su declaración en la cárcel que conocía a Echeverría como Manuel, lo que parece ser un indicativo de una relación muy directa que venía desde los años 90.

La reunión con Ana Patricia y su marido se produjo antes del verano de 2007 y, en su transcurso, la actual presidenta del Santander invitó a Bernie Madoff a presenciar la Copa América 2007 en Valencia en su barco al ser el Santander patrocinador del evento. Posteriormente, en el año 2008, se produjo la segunda reunión de Ana Patricia Botín con Madoff en sus oficinas de Nueva York. Esta vez acudió sola.

Tal y como publicamos en Diario16, el Santander disponía informes de 2002 y 2006 de altos directivos de Optimal: Karine Courvosier (Jefa del departamento legal) y Rajiv Jaitly (Jefe del Departamento de Riesgos), denunciando las irregularidades de la operativa de BMIS. El Santander se opuso de manera firme a que el informe de 2006 y la declaración de Jaitly de julio de 2012 le fuese entregado a la acusación particular del Berlamont para su uso ante los tribunales helvéticos. No obstante, entre la documentación obrante en las actuaciones judiciales suizas aparece documentación interna del Santander, correos electrónicos y faxes relacionados con Echeverría y otros empleados de Optimal, como Hugh Burnaby-Atkins (Atkins) responsable de «analysis and research», que evidencian el conocimiento que tenía el Santander de las irregularidades de BMIS.

En un correo electrónico escrito por Atkins en 2004 se cuestionaba la estrategia de Madoff, planteaba serias preocupaciones y concluía que lo de Madoff era la estafa piramidal más grande de la historia y que no eran los primeros en sugerirlo.

Toda la documentación, informes de Courvoisier de 2002, emails de Atkins de 2004, informes de Jaitly de 2006, indican que Echeverría, Optimal y el Santander tenían perfecto conocimiento de las irregularidades de BMIS.

Echeverría se vio acuciado para requerir a Bernie Madoff documentación que acreditase la verdadera solvencia de la empresa y la existencia real de las operaciones de “trading”. Para ello le remitió un fax a Madoff pidiéndole dicha información, pero la parte final demuestra que Echeverría realmente no quería que le enviase ninguna información ya que le decía al estafador que le hiciese saber qué le podía mandar y que respetaría si decidía no facilitar ninguna documentación.

En dicho fax aparece manuscrito por alguien de BMIS que no se accedió a la solicitud de la documentación y que Echeverría dio su conformidad a la no entrega de la información.

Madoff se refiere, en su declaración en la cárcel, a que sabían que no entregaría ninguna documentación y que Echeverría no planteaba problemas y objeciones con su negativa a facilitar archivos e informar de las contrapartes con las que hacía las operaciones porque el sustento de Echeverría dependía de mantener su relación con Madoff, relación que refiere como muy rentable para Echeverría personalmente, así como para el banco. Téngase en cuenta que Echeverría cobraba en el Santander entre 3 y 5 millones de francos suizos anuales

Todas estas dudas planteadas por diversos directivos de Optimal y el Santander que, según parece, Echeverría no tenía interés en resolver, eran la comidilla de lo más granado del banco, ya que, en febrero de 2008, tuvo lugar una reunión del comité ejecutivo del Santander en la que se trató el asunto Madoff. En dicho comité tomó la palabra Ana Patricia Botín apoyando a Echeverría en su defensa de la situación regulatoria en contra de los distintos informes de 2002, 2004 y 2006 de los ejecutivos de Optimal que dudaban manifiestamente de la operativa. Así se presume de un correo electrónico enviado por Echeverría a Ana Patricia Botín, pocos días después de la celebración del comité ejecutivo del Santander, en el que le agradecía su intervención y apoyo ante el cuestionamiento sobre Madoff.

El correo electrónico indica la buena y directa relación de Ana Patricia Botín con Echeverría que se evidencia con la cariñosa despedida de Echeverría hacia Ana Patricia Botín con un gran abrazo.

Todas estas pruebas demuestran la relación de Echeverría y los Botín con Bernie Madoff y la colocación de 3.000 millones de dólares de clientes del Santander y entre 150 y 400 millones de dólares de los clientes de M&B Capital Partners (la boutique de banca privada del marido y del hermano de Ana Patricia Botín), en la megaestafa piramidal más grande de la historia.

Esta relación puede tener unos efectos muy negativos para todos ellos como consecuencia de la reciente resolución judicial del Tribunal Federal de Suiza: el enjuiciamiento por fraude de Echeverría, que puede tener trágicas derivaciones para la presidencia de Ana Patricia Botín, otros miembros del clan Botín y el Santander por futuribles reclamaciones judiciales en los Estados Unidos por parte del liquidador judicial de BMIS, Irving H. Picard, pese al acuerdo de mayo de 2009 por el que la gestora del Santander tuvo que pagar 235 millones de dólares para evitar reclamaciones judiciales por las abrumadoras evidencias de que el Santander conocía las irregularidades de Bernard L. Madoff desde, al menos 2002, por diversos informes internos que las pusieron en evidencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once + 18 =