Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), exhortó a los países de Europa y de Asia Central a garantizar que el crecimiento económico vaya de la mano del progreso social cuando buscan abordar los desafíos relacionados con el futuro del trabajo en la región.

“Nos confrontamos a las consecuencias políticas del sentimiento de frustración que acumulan los ciudadanos en relación a lo que consideran resultados políticos ineficaces”, declaró Guy Ryder.

Los datos macroeconómicos de la región parecen mejores que antes, pero estas cifras no deberían encubrir el hecho de que el desempleo sigue siendo preocupantemente alto –en particular entre los trabajadores jóvenes– y que muchos países aún se están recuperado de la crisis.

“Europa y Asia Central pueden apoyarse en numerosos recursos para superar estos desafíos: interlocutores sociales fuertes, independientes y representativos, sistemas de protección social bien establecidos cuya sostenibilidad y adecuación requieren una vigilancia constante, infraestructuras físicas y sociales, y capacidades de formación que son esenciales para sostener la competitividad y la prosperidad de las empresas.”, afirmó Guy Ryder agregando que “hay otro recurso que quiero poner de manifiesto aquí en Estambul: la aceptación unánime de que el respeto pleno de los principios y los derechos fundamentales en el trabajo es la base indispensable desde donde surge todo lo demás.”

Al referirse a los acontecimientos de julio 2016 en Turquía, el director general de la OIT recordó que todas las medidas adoptadas para defender los derechos y las libertades democráticas en los países deberían estar en conformidad con los principios y los derechos fundamentales en el trabajo, protegidos por los Convenios de la OIT que han sido ratificados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 2 =