Es obvio y claro el desprecio absoluto que siente el Partido Popular por Podemos, tanto en el Congreso como en el Senado (por hablar sólo del nivel estatal). Bien es cierto que les sirve de excusa para lanzar su discurso de la seguridad y neoliberal, pero de ahí a impedirles ejercer las funciones para las que han sido elegidos hay un trecho grande. Hoy hemos conocido que los excluyen del Comité Organizador del 40° Aniversario de la Constitución Española y que se impide visitar a los migrantes de la cárcel de Archidona a la senadora Maribel Mora y al eurodiputado Miguel Urbán.

Exclusión del Comité Organizador

Todo comienza por el rechazo del partido de M. Rajoy de los juristas Javier Pérez Royo o José Antonio Martín Pallín y otros nombres del Consejo Asesor. No les gustaban a los peperos estas personas. No tanto por sus conocimientos, que son de sobra conocidos, sino por representar a quienes representan. Gloria Elizo y Marcelo Expósito recuerdan a los presidentes de ambas Cámaras que “una celebración de la Constitución no puede estar concebida para impedirnos precisamente reflexionar de manera incluyente, plural y a la altura de los tiempos. Entendemos de hecho que las Cortes Generales pueden y deben asumir esa función privilegiada de promoción de la reflexión y el diálogo entre el conjunto de ciudadanos y ciudadanas”.

Por este motivo preguntaron en la reunión de las mesas de Congreso y Senado si cabía la posibilidad de incorporar a personas ajenas a los representantes de la ciudadanía, pero con suficiente conocimiento y peso social, para mejorar ese aspecto reflexivo. La respuesta fue positiva e, incluso, se les arengó a hacerlo. Por ello desde Unidos Podemos se ofreció la posibilidad de incorporar a los dos juristas ya citados más la profesora de Filosofía del Derecho, María Eugenia Rodríguez Palop, o la presidenta de Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, Boti García Rodrigo, o la de José María “Chato” Galante, como representante de la lucha en favor de las libertades desde el franquismo.

Ninguno de los nombres ha sido aceptado en un Comité de ¡¡33 personas!! ¿Por qué? Desde Unidos Podemos entienden que debido a que desean “un enfoque más bien celebratorio del pasado, nostálgico, ignorante a propósito de la complejidad actual del debate en torno a la vigencia de la Constitución, negador de la pluralidad que ha adquirido la representación política de la ciudadanía en nuestras instituciones, y de espaldas a las diferencias que separan la sociedad española actual de aquella otra de hace cuatro décadas”.

Les excluyen por querer que la celebración del 40° Aniversario de la Constitución sea algo más que celebrar. Más cuando en la sociedad española está instalada la firma voluntad de la más que necesaria reformar constitucional. Además, afirman en Unidos Podemos que “promete un tipo de celebración que no es neutral, sino que se intuye como una opción inmovilista y conservadora a la hora de abordar cuestiones como las que acabamos de enumerar”. Curiosa paradoja la del PP, en cuyo seno hubo ministros franquistas y numerosas personas que no votaron a favor de la propia Constitución. A  todo ello habría que sumar el ninguneo de la mujer en la composición del citado Comité Asesor: 27 hombres y 6 mujeres. Machismo institucional.

No es de extrañar, entonces, que desde Unidos Podemos clamen afirmando que “Nuestros puntos de vista deben ser respetados e incluidos en el debate como así han pedido los ciudadanos y las ciudadanas, situándonos como la tercera fuerza política del país. Y por ello nos parece desleal que se haga un uso de los mecanismos institucionales que nos arrincona e ignora lo que representamos. Tampoco estamos dispuestos a que se nos obligue a reproducir ningún funcionamiento de las instituciones que ignore las necesidades de la sociedad española actual, que simplifique la diversidad de sus expectativas y niegue los problemas que la afectan”.

No se puede entrar en Archidona.

La senadora Maribel Mora, gran defensora de los DDHH como hemos contado en estas mismas páginas, y el eurodiputado Miguel Urbán habían solicitado acudir a la cárcel de Archidona para observar las condiciones en las que están los migrantes allí “alojados”. Esta utilización de la cárcel es contraria a la Ley de Extranjería y, por este motivo más el de la defensa de los Derechos Humanos, los representantes políticos querían ver in situ cómo están. Solicitaron a la Secretaría de Estado de Seguridad poder acudir de manera urgente e inmediata a visitar las instalaciones. Una facultad que tienen todos los diputados, senadores y eurodiputados.

La respuesta fue negativa. Les conminaron a acudir durante la visita guiada, junto a otros cargos electos que también han solicitado acceder a las instalaciones, con el argumento de que los funcionarios policiales “están desbordados”. Vamos cuando tengan todo controlado y limpito. Cuando todo parezca, dentro de la crueldad de tener a alguien en una cárcel por ser migrante, idílico. Pero los representantes de Unidos Podemos querían ir ahora, hoy, ya, porque las informaciones que llegan hablan incluso de carencia de agua potable.

Los propios funcionarios policiales que participaron en el traslado denunciaban también la escasa previsión a la hora de organizar el dispositivo. Los agentes no disponían ni tan siquiera de agua que ofrecer a las 500 personas a las que se llevaba hasta Archidona, de tal forma que “ha habido varios desfallecimientos”, según apuntaban fuentes policiales. Según los propios agentes tampoco había comida en el Centro Penitenciario Málaga II y tuvieron que ser ellos mismos quienes, acudiendo a estaciones de servicio de la zona, adquirieran alimentos para las 500 personas que, tras cruzar en patera el Mediterráneo, acababan de llegar a nuestro país.

De ahí la urgencia de acudir a defender los Derechos Humanos de esas personas. Así lo ha destacado Maribel Mora: “Era urgente y necesario, a raíz de las alarmantes noticias que hemos conocido, que se nos permitiera acceder a las instalaciones para garantizar que se ha dado un trato digno a las personas a quienes se ha encerrado en la cárcel de Archidona”. Urbán, por su parte, ha querido recordar que “en pocas ocasiones ningún otro gobierno europeo nos ha puesto restricciones similares para visitar instalaciones donde se acoge a personas migrantes o refugiadas, lo que supone una evidente limitación de nuestras funciones de control parlamentario”.

Unidos Podemos considera que la decisión de internar en la prisión de Archidona a 500 migrantes, recién llegados a territorio español y probablemente víctimas de mafias ilegales, es a todas luces ilegal. La Ley Orgánica 4/2000, también conocida como Ley de Extranjería, prohíbe expresamente el internamiento en centros de carácter penitenciario, tal y como son las instalaciones de Archidona, así declaradas por el propio gobierno mediante orden ministerial en marzo del presente año.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =