La crisis que está viviendo el BBVA, tras el escándalo de la contratación del ex comisario Villarejo, está generando movimientos para colocar al frente de la segunda entidad bancaria de España a importantes hombres del sector financiero español. Las distintas facciones de las élites económicas ya se están poniendo en movimiento y están realizando sus apuestas y, cómo no, el grupo de presión que orbita alrededor del abogado Manuel Medina no podía quedarse al margen. Esto significa, inevitablemente, que el Santander podría estar detrás porque, tal y como hemos publicado en estas páginas, todo lo que está cercano a Medina también lo está del banco cántabro.

Tal y como informó Manuel Domínguez Moreno en estas páginas, el despacho de Medina, situado en la calle Hermanos Bécquer de Madrid y donde compartía edificio con el bufete de los hermanos Cortés, además de ser la finca donde vivió Carmen Franco, podría haber pasado dificultades económicas y quien acudió al rescate fue su amigo Ángel Corcóstegui, quien le ha comprado el despacho para aglutinar medios para defender a las grandes instituciones de las reclamaciones masivas de sus clientes. Parece que la larga mano del Santander pudiera estar interesada en salir al rescate de quien ha rendido tan altos servicios al banco cántabro.

Precisamente, el nombre de Corcóstegui ha sido uno de los nombres que ha sonado para sustituir a Carlos Torres en la presidencia del BBVA, algo que, según ha publicado el digital Hispanidad, es rechazado por el PNV.

Ángel Corcóstegui es un hombre del Santander, pro Santander y, sobre todo, muy cercano a Ana Patricia Botín. Además de la amistad con su padre, les une la que tiene la presidenta del banco cántabro con Manuel Medina. Hay que recordar el modo en que el ex presidente del Santander Central Hispano salió de la entidad: recibió una indemnización de 110 millones de euros, hecho que fue denunciado ante la Justicia y, en contra de lo ocurrido con otros altos directivos de otras entidades que cobraron cantidades muy inferiores, Corcóstegui, junto a José María Amusátegui y Emilio Botín, fue absuelto por el Tribunal Supremo.

En la presentación del libro Se vende banco por un euro, de Manuel Medina, Corcóstegui realizó una defensa cerrada del Santander en el Caso Banco Popular y no dudó en afirmar que, gracias a la entidad presidida por Ana Patricia Botín, se salvó al sexto banco español. ¡Gracias al Santander!

Manuel Medina habla de Ángel Corcóstegui como de un miembro más de su familia. No hay más que leer el capítulo que le dedica en su libro El éxito de la humildad, libro en el que aparecen personas como Baltasar Garzón, Dolores Delgado o Fernando Andreu, por citar algunos. El abogado jienense, además, ha tenido una relación laboral con el Santander puesto que aquél ha realizado trabajos de asesoramiento para el banco cántabro y, en ocasiones, se ha ofrecido como mediador en litigios complejos que tenía que lidiar la entidad presidida por la familia Botín. En concreto, en el caso de la constructora Inversión Hogar, Manuel Medina se presentó ante los administradores de la misma para ofrecer sus servicios de mediación con el Santander con el fin de intentar llegar a un acuerdo. Fuentes de la constructora nos confirman que el abogado «se ofreció para mediar con el Santander por sus amistades en el banco, entre ellas contaba la de Emilio Botín».

Por lo tanto, pretender colocar a Ángel Corcóstegui al frente del BBVA, ¿sería el primer paso para que el banco cántabro se haga con el control de la segunda entidad financiera de España? ¿Pretenderán quedárselo por un euro? Ya lo hicieron con Banesto y con el Popular y, como dice el refrán, «no hay dos sin tres».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =