El vicepresidente del Parlamento Europeo y eurodiputado del PP, Ramón Luis Valcárcel, afirmó en Tallin (Estonia) que “deberíamos empezar a plantearnos la naturaleza de las medidas que tomamos para paliar los devastadores efectos del veto ruso, de tal manera que las que hoy son de urgencia se conviertan en medidas ordinarias”.

Interviniendo en la convención del Partido Popular Europeo en la que también participan el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg; la Ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal; y opositores rusos como Vladimir Kara-Murza, Valcárcel alertó de que “aunque al principio el embargo a los alimentos europeos dejó prácticamente vacíos los supermercados de Rusia, en estos años ha propiciado un boom en su industria alimentaria”, explicando que “mientras las importaciones de la Unión han caído un 40% desde 2013, la mayor compañía agrícola, Rusagro, experimentó un aumento del 16% en sus ventas en 2016”.

Con los datos en la mano, el europarlamentario popular afirmó que “el veto a la importación de alimentos será la última contramedida que retire el Kremlin, precisamente porque nos está haciendo daño”.

“Cada año, desde hace tres, la Comisión anuncia la prórroga de ayudas a los productos afectados; y cada año, desde hace tres, nuestros agricultores esperan, con el corazón en un puño, a conocer si los cupos y precios de retirada que se establezcan cubrirán o no sus necesidades”.

Así, subrayó la necesidad de “un marco más estable de medidas de ayuda” para “aliviar la incertidumbre de los agricultores”. De la misma manera, hizo hincapié en que “urge que la Comisión Europea facilite, con determinación, la apertura de nuevos mercados que suplan al ruso y en los que colocar los productos afectados”.

El eurodiputado murciano también indicó que “es momento de replantearnos si la estrategia a la hora de establecer sanciones contra Rusia está siendo todo lo eficaz que debiera ser”, teniendo en cuenta que en lo que va de año la OSCE ha contado 64 civiles muertos y 283 heridos en Ucrania, a pesar del alto el fuego acordado en Minsk.

“De poco sirve que Estados Unidos vaya por un lado y los europeos vayamos por otro”. Por esta razón, insistió en la necesidad de “promover un acercamiento de posiciones entre Europa y Estados Unidos con respecto a Rusia y por deferencia a Ucrania”.

Valcárcel es el único político español que permanece en la lista negra de Rusia desde 2015, donde fue añadido “por haber estado junto a quienes pedían democracia y libertad en la Plaza del Maidán de Kiev”, como recordó en Tallin.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =