Lo están vendiendo en las redes sociales como el desarrollo más democrático de todos los partidos políticos españoles, pero la aprobación del Reglamento Interno del PSOE no hace más democrático al PSOE de hoy respecto al de hace un año, por ejemplo. La demagogia y el populismo sin duda harán que la militancia se crea dentro del mejor de los mundos posibles dentro de “su” partido. Y todo porque Pedro Sánchez no puede engañarles, no puede mentir, es uno de los suyos. Pero la realidad es que el PSOE se ha transformado en la URSS, la Unión de Repúblicas Socialdemócratas Sanchistas.

El politburó sanchista decidirá todo en el PSOE: listas, candidatos, tiempos, modos, formas y programas. Eso sí, mediante un mecanismo plebiscitario, que no de democracia directa, la militancia decidirá en qué sentido se votará en las sesiones de investidura o los acuerdos de Gobierno. Dirán sí o no. ¡Vivan las caenas! Desde luego los conocimientos de José Félix Tezanos sobre bonapartismo han resultado y aroman todo el reglamento. Ya se indicó en estas mismas páginas que Sánchez era un bonapartista, cuya relación es directa con las masas sin necesidad de estructuras relacionales. Son él y la masa. No es que quite el poder a los barones, estos están blindados al gobernar y no poder convocar primarias, sino que establece el centralismo democrático para la “vanguardia” de la Ejecutiva Federal, como ya se advirtió en primarias. Una vanguardia que incumple día tras día lo que prometió en Primarias por cierto. Aún está M. Rajoy esperando que le echen.

Lo bueno de no leer los papeles que se aprueban es que luego la cara de sorpresa que ponen los afectados es mucho más graciosa. En términos generales se puede decir que la Ejecutiva Federal puede eliminar todas las primarias que desee si tiene una candidatura “amiga”. Puede modificar todas las listas que desee, siempre que lo justifique. Establece un control férreo de los militantes en las redes sociales, digan o no digan que son militantes. Y establece una moral, emanada de no se sabe dónde, a cualquier persona que forme parte de partido. Incluso los principios de honorabilidad los establecen ellos y ellas, como se verá.

Y no, por mucho que digan, el PSOE no es más democrático que otros partidos, de hecho sus estatutos son casi los mismos que los de Podemos, ni hay más democracia interna. La mayor o menor cantidad de democracia se puede medir mediante la distancia del demos con el kratos, de las bases con el poder para entendernos. Y con este nuevo reglamento la distancia es enorme. Cada vez están las bases más lejos de ejercer algún poder, salvo el de votar de vez en cuando lo que propongan desde el centro. Bonapartismo tardomoderno. ¿En qué parte del reglamento las bases tienen poder? En ninguno. Y dirán desde la Ejecutiva, es que estamos en una democracia representativa. Cierto, y la representación también queda limitada al deseo del centro político. Al deseo de la vanguardia de iluminados, que no de luminarias.

Controlando a la militancia.

El artículo 113 del reglamento aprobado dice: “La Comisión Federal de Ética y Garantías supervisará y controlará, con carácter general, las situaciones patrimoniales de los afiliados y afiliadas socialistas y las actividades económicas de cargos públicos electos o designados por el PSOE”. A lo que se añade lo establecido en el siguiente artículo, el número 114: “La Comisión podrá requerir de cualquier afiliado/a que tenga un papel políticamente relevante en el Partido o en la sociedad, aun cuando no desempeñe un cargo público o representativo, la presentación de declaraciones sobre su situación patrimonial y actividades económicas, cuando se den situaciones que lo hagan necesario para garantizar ante la sociedad la honorabilidad de sus afiliados/as. El/la militante o afiliado/a directo/a estará obligado a aportar la documentación”.

Lo que se expresa en el artículo 113 es aterrador. Sólo por el mero hecho de estar afiliado alguien al PSOE puede ser requerido o investigado patrimonialmente. No hay presunción de inocencia alguna. Es más, se permiten requerir a cualquier militante que destaque socialmente presentar sus cuentas obligatoriamente. Imaginen que un profesor de Universidad destaca por algún ensayo o investigación, podrían pedirle que publique sus cuentas, aun cuando él no haya dicho que es militante. Porque en ninguno de los dos artículos dice o se expresa que la persona haya dicho que es militante del PSOE. Basta con una delación o una filtración interesada para poner en marcha la máquina.

A esto hay que añadir que en redes sociales “y si se hace la afiliación de algún modo pública”, no por propia voluntad, basta con que alguien señale, cualquier militante está obligado a comportarse bien y difundir las cosas del partido. Está bien que se limiten los insultos, en este periódico si desean podemos pasar una lista de insultadores profesionales, pero de ahí a obligar a utilizar las redes sólo en servicio de la Ejecutiva Federal existe un desgarro democrático y de libertad. Como dice el artículo 429 f), los cargos deberán utilizar obligatoriamente sus redes sociales para dar cuentas. Será si quieren y son redes abiertas ¿no? Por ejemplo, Facebook no es una red abierta, es más puede ser muy cerrada si se desea, así que una diputada que le gusta subir fotos de perros y libros nada más, y se relaciona con gente de sus mismos gustos ¿por qué tiene que utilizar la cuenta en servicio del partido?

Pero la clave del asunto está en el punto g) del artículo 429: “En ningún caso, los/as afiliados/as que participen en redes sociales faltarán al respeto, injuriarán o denigrarán a otros/as afiliados/as o al partido y serán conscientes de que sus palabras en redes sociales son públicas y, por tanto, se pueden utilizar contra el PSOE, sus dirigentes o militantes”. Aquí está la clave de las posibles censuras y expulsiones. En el momento en que se utilicen las opiniones contra el PSOE o los dirigentes, podrán abrir expedientes y expulsar o acallar. Evidentemente si alguien dijese “Pedro Sánchez es tonto” está cometiendo una falta. Pero exponer una idea que no haya recogido el partido y que se pueda utilizar contra él, supone que ni en artículos de opinión o análisis se podría hablar. Y detrás de todo el mundo de las redes está la delación, el chivato, el que quiere hacerse el gracioso con el que manda. Igual que en el totalitarismo.

¿Democracia y primarias?

Todo en el PSOE será elegido por la militancia, igual que antes que también elegían en asambleas los nombres de todos los candidatos, pero todo será revisado, controlado y modificado por la Comisión Federal de Listas. Así que la militancia puede elegir a alguien, que podrá ser removido por el ejecutivo central. Artículo 292.2: “El dictamen de la Comisión Federal de Listas podrá incluir, razonándolo, nombres de candidatos/as no propuestos por las Asambleas, los órganos provinciales, regionales o de nacionalidad”. Vale con razonar que su Curriculum hace destacar, o su presencia social, como también indica el reglamento en su artículo 288. Porque para ser candidato o candidata del PSOE hay que presentar el Curriculum y pasar una prueba como si de un puesto de trabajo se tratase.

De hecho así lo especifican en su punto número 2: “Las comisiones de listas dispondrán de información sobre las necesidades de trabajo y especificidad en la composición de los grupos parlamentarios y municipales”. No basta con que haya sido elegido, sino que además su perfil debe encajar en las necesidades de trabajo que establezcan entes superiores. El PSOE S.A. parece más que un partido político. Así que si alguien es biólogo y no se necesita uno, pues no va en la lista. Si uno es obrero y ya hay otro, pues tampoco. Elección por selección frente al principio de distinción democrático. Ese principio que hace recaer las características que se desean en quien elige, no en quien controla la elección. Pero queda muy bien con el programa de compliance.

Para las Elecciones Europeas todas las agrupaciones presentarán nombres en listas abiertas y todo, eso sí la elección final será de la Ejecutiva Federal como dice el artículo 273. Es cierto que prometen muchas primarias y apertura hasta para que personas de fuera del partido sean candidatas (art. 221), pero el artículo 218.2, que está entre palabras muy bonitas, pone el límite y el poder en manos de Sánchez y su Ejecutiva: “El procedimiento de elección de candidatos y candidatas mediante el sistema de elecciones primarias constituye norma de aplicación directa y de obligado cumplimiento en todos los ámbitos orgánicos del PSOE. Sin perjuicio de ello y en aplicación del artículo 44 de los Estatutos Federales, la Comisión Federal de Listas a requerimiento de la Comisión Ejecutiva Federal, oída o a solicitud de la Comisión Ejecutiva regional o de nacionalidad, podrá suspender la celebración de primarias (incluso si ya estuvieran convocadas) en un determinado ámbito territorial y acordar la designación directa, sin procedimiento de primarias, de una persona como candidato/a cabeza de lista a las elecciones autonómicas, a las Juntas Generales, a los Cabildos Insulares o a las municipales, cuando las circunstancias políticas lo aconsejen o el interés general del Partido lo exija”. Es la vía de entrada y control de los gabilondos y demás candidatos externos al PSOE que quieren introducir en varias Comunidades Autónomas. Por el interés del partido, que es el interés de quienes lo gobiernan, vale todo.

Y por si a alguien se le ocurre hacer programas electorales que independientes, vamos que no gusten a la Ejecutiva Federal, también se guardan otro as en la manga para impedirlo. El artículo 224.4 establece que “Los programas electorales de nacionalidad o región, la política de alianzas y el desarrollo legislativo en su ámbito respectivo, deberán previamente ser consultados con la Comisión Ejecutiva Federal, y si hubiera discrepancias, estas serán sometidas al Comité Federal”. Es más se otorgan la capacidad de controlar la capacidad legislativa de esas instituciones, pasando por encima de la voluntad popular de esa región o municipio.

Estos son algunas de esas pegas que impiden decir que el Reglamento socialista sea el más democrático de España. Es más debería aplicarse el propio reglamento a quienes lo vienen expresando en redes sociales según el artículo 429.ii.a) que afirma que no se podrán hacer “promesas irrealizables, incumplibles o ilegales”. Llega el tiempo del cierre del partido como en 1979 y el 28° Congreso. Lo que pasa es que en aquellos años aún se pudo sostener durante un tiempo por ser la época que era, hoy en día no se puede hablar de democracia, deliberación y decisión, cuando no se permite en tu propia organización. Es más, hasta a la única corriente de opinión que existe en el PSOE se la ha eliminado de las Conferencias, únicos lugares donde tiene sentido orgánico. Bienvenido a la URSS del PSOE.

Portada del libro “El líder que marchitó a la rosa”, una deconstrucción perfecta de Pedro Sánchez
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − quince =